“No tengo miedo”

Asier Garitano sujeta una bufanda txuri-urdin, en Zubieta, en su presentación como nuevo entrenador de la Real.

ASIER GARITANO FUE
PRESENTADO AYER EN ZUBIETA COMO TÉCNICO DE LA REAL: ? |

Mikel Recalde Javi Colmenero - Jueves, 31 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - Asier Garitano fue presentado ayer como entrenador de la Real Sociedad para las próximas tres temporadas. Al guipuzcoano (Bergara, 6 de diciembre de 1969), que se expresó en castellano y euskera, idioma que domina a la perfección, se le vio en la sala de prensa de Zubieta como una persona normal, dicho como virtud, sonriente, buscando complicidad y muy ilusionado ante el mayor reto de su carrera. No tuvo problemas en confirmar a Rubén de la Barrera como su segundo, dijo no sentir ningún “miedo”, negó que quisiera a Gabriel Pires y espera contar con Álvaro Odriozola.

Primero incidió en el mensaje que lanzó en la web oficial del club nada más firmar su contrato el pasado jueves: “Es una situación buscada por mí desde hace tiempo. No creo en las casualidades y desde que empecé en esto del fútbol la idea era poder estar con los mejores y, después de poder estar con los mejores, ahora quiero competir con ellos. Siempre tenía la idea de poder entrenar un equipo como la Real y las oportunidades pasan, hay que aprovecharlas. Vengo con una gran ilusión a un equipo increíble que nos va a dar la posibilidad de competir con los mejores. Quiero seguir con ese hambre para seguir creciendo. Veremos hasta dónde somos capaces de llegar. El reto será grande, bonito, chulo, pero voy a ir a por ello porque tengo capacidad para eso”. En este sentido, a la pregunta, en una rueda de prensa de Zubieta abarrotada, de si da vértigo entrenar al conjunto blanquiazul, fue contundente: “No tengo miedo”.

Garitano explicó el motivo por el que su pasado se relaciona más con el vecino: “No jugué en la Real porque no quisieron que jugara en la Real. Cuando me retiré, mi objetivo era entrenar en la Real. Sé que es difícil y se han dado muchas circunstancias para que un entrenador que empieza en Segunda B pueda estar con los mejores. La idea y el objetivo de entrenar a la Real lo he tenido siempre. No llevo mucho tiempo entrenando, empecé hace siete años en el Orihuela. Pero esto lo tenía mentalmente visto y preparado. Se ha dado y ahora toca trabajar e intentar aprovechar la oportunidad y que las cosas vayan bien”.

Como ya ha hecho otras veces, recordó sus primeras visitas a Atotxa: “Iba a Igeldo donde se concentraba el equipo para ir a por las entradas, luego mi padre compraba un puro para darle al de la puerta de Atotxa y que me dejara pasar. Me acuerdo de un gran ambiente y de grandes partidos”.

“un club grande” Lo que se ha encontrado hasta la fecha no le sorprende: “Conocía la Real y Zubieta. Es un club organizado, sé la cultura y los valores que hay aquí, he visto las instalaciones y todo es propicio para trabajar bien, a gusto y seguir creciendo y no conformarse con nada. No me ha sorprendido porque la Real es un club grande y lo ha sido siempre. Es un club moderno y utilizaré todas estas herramientas para poder competir”.

Una de las cuestiones menos esperadas ha sido que ha firmado por tres años: “No es un tema mío. Dependes mucho del resultado, creo en eso y pueden ser dos o cinco, sé cómo es el mundo del fútbol y no me paro mucho a pensarlo”.

El equipo le gusta, aunque habrá fichajes, pese a que no ofreció pistas sobre ellos: “La plantilla es buena, con una cultura y unos valores de gente guipuzcoana. Aquí siempre ha funcionado eso, creo en eso y la Real lo va a mantener. A partir de ahí hay que equilibrar situaciones en las que todos creamos que podemos mejorar. La idea será potenciar todo lo que se pueda para equilibrar la plantilla”.

Uno de los mensajes más destacados fue que se desmarcó de Eusebio con su famosa máxima de que el estilo era innegociable: “No creo en eso. No sé cuál era el estilo del Leganés. Creo en que en cada partido se puede tener un estilo diferente o por lo menos saber cómo hay que jugarlo. No solo de una manera todo el año, sino que buscaré otras. La Real siempre ha tenido formas de jugar diferentes”. Su respuesta confirma esa fama de entrenador normal: “Intentaré seguir siendo normal, buscaré la idea que tengo de sentir el fútbol. Creo que en la Real se puede hacer y la gente va a estar expectante de lo que doy y quiero acercarme a toda esa gente, que esté orgullosa del equipo y a partir de ahí trabajar para ver cómo salen las cosas”.

En lo que no quiso pronunciarse es si siente más identificado con Eusebio o con Imanol: “Me identifico con todo lo que es bueno y con hacer diferentes cosas para practicar los diferentes estilos de fútbol que se pueden jugar. Lo que quiero es estar cerca de los mejores utilizando diferentes cosas”. Los que le conocen dicen que le gusta plantear los encuentros desnudando en vídeo al rival: “Todo el mundo ve contra quién debe pelear, cómo son, dónde te pueden hacer daño y dónde puedes hacérselo. No se puede jugar igual contra todos y hay que preparar los partidos”.

En definitiva, quiere una Real “preparada para ganar los partidos. Así siento el fútbol, como he hecho en Leganés. Ahora vengo a otro equipo, nos adaptaremos y estos futbolistas me dan muchas posibilidades para estar preparado para jugar el encuentro que más nos interese”.

El vestuario txuri-urdin ha perdido a muchas de sus grandes referencias: “Son jugadores importantes, pero la Real siempre los ha tenido y los volverá a tener. Potenciaremos lo que hay. Lo importante es la exigencia en el día a día para que nos lleve a la competición y ahí es dónde vamos a querer incidir y la Real tiene la posibilidad de estar más cerca de los de arriba”.

La puerta del primer equipo estará siempre abierta para los que destaquen en el Sanse. Empezando por los que acaban de disputar el play-off de ascenso: “Habrá que encontrar equilibrio. Seguro que jugadores del Sanse vendrán con el primer equipo. Muchos de los de la actual plantilla han pasado por el filial, incluso muchos guipuzcoanos y la Real ha potenciado bien todo eso. Sé que el potencial es grande”.

A la hora de hablar de nombres propios, comenzó con el que va a ser su segundo, Rubén de la Barrera. No quiso confirmar su incorporación en un principio, pero acabó haciéndolo, en otra demostración de naturalidad: “Busco algo diferente a lo que tenía en Leganés, la Real me da esa oportunidad y quiero a los mejores y todos los que trabajarán conmigo es porque estaré convencido de que me van a ayudar a mí y a la Real. A Rubén habrá que dejarle tranquilo porque está acabando la temporada y quiero potenciar situaciones que creo que podemos mejorar y rodearme de los que crea que son los mejores. Algo diferente a lo que he tenido, pero con el convencimiento de que es lo mejor para todo el mundo y en caso de que pueda ser así, será bienvenido”.

Pese a que el técnico de la Cultural es de la cuerda de Olabe, Garitano se mostró encantado con su elección: “Es uno de los mejores en algunas situaciones y es un chico que nos va ayudar. Estoy convencido. También habrá otra gente que vendrá para eso e intentaré rodearme de los mejores para hacer algo distinto de lo que venía haciendo”.

odriozola y pires El protagonista de la jornada es Odriozola, con el que sin duda le gustaría contar en su etapa en la Real: “Me parece un sensacional jugador. Primero habría que hablar con él, qué es lo que piensa de todo esto y cuál es su idea, porque hay cosas que a los clubes se les pueden escapar. La Real está preparada para ese tipo de situaciones y habrá que dejar pasar el tiempo porque por ahora poco se puede hacer. Álvaro es un gran jugador, pero la Real también tiene grandes jugadores en esas posiciones”.

Desde que se confirmó que iba a fichar por el equipo donostiarra comenzaron los rumores sobre su posible interés en traerse a Diego Rico y Gabriel Pires, del Leganés. Preguntado por el mediapunta, lo desmintió de forma bastante categórica ayudado por Olabe, que dijo que no habían hecho “ninguna oferta” por Pires: “He tenido la suerte de tener a Gabriel tres temporadas. Es un chico que tiene potencial. A partir de ahí, nada más. Sé que tiene contrato, porque renovó la temporada pasada. No hay, por lo menos de mi parte, nada en esas situaciones”.

El verano pasado Jokin Aperribay y Loren se refirieron a la posibilidad de ganar un título. Asier Garitano no le hizo ascos a la posibilidad cuando escuchó la pregunta, aunque acabó siendo prudente y refugiándose en su manido discurso: “Mi mentalidad es poder estar cerca de los equipos importantes. Sabemos de las diferencias que hay, pero el objetivo para mi es ese. Creo en ese objetivo de intentar estar más cerca de esos equipos, a ver si somos capaces”.

Secciones