Fue adquirido por Kutxa y Grupo Yeregui

Hoy se subastan los terrenos del proyecto turístico vasco en Murcia

Fue adquirido por Kutxa y Grupo Yeregui para edificar un complejo que nunca se materializó

Jueves, 31 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - La Diputación de Gipuzkoa subastará hoy los terrenos que adquirieron Kutxa y el grupo vasco Yeregui en la localidad murciana de Cartagena con el objetivo de construir más de 4.000 viviendas, un hotel de lujo y campos de golf, que finalmente no se materializó ante la falta de recalificación de los suelos.

Los terrenos, calificados de rústicos, serán subastados con un precio inicial de 4.025.779 euros. En una primera licitación, los responsables de la entidad foral estudiarán las propuestas que se hayan presentado en sobres cerrados. De no existir ofertas, se procederá a celebrar una segunda licitación en la que los asistentes podrán pujar de viva voz. En el caso de que tampoco se puedan adjudicar de este modo los terrenos, pasarán a la Diputación de Gipuzkoa.

Además de constituir una de las subastas de mayor cuantía económica de la entidad foral, esta operación destaca por la controversia que rodeó a estos terrenos. En 2004, la antigua caja de ahorros provincial Kutxa y los empresarios del Grupo Yeregui Javier Arteche, Luis María Maya y Agustín Aguirre adquirieron el paraje de Lo Poyo en Cartagena por 220 millones de euros, de los que 110 aportó Kutxa.

recalificación Su propietaria, la familia catalana Armengol, realizó esta compraventa cuando los terrenos aún eran rústicos. La operación contemplaba crear un gran complejo urbanístico una vez fueran recalificados, trámite que comenzó a gestionar el Ayuntamiento de Cartagena un año después. Algo antes el Gobierno de Murcia había aprobado la declaración de impacto ambiental de esta urbanización.

Los pasos dados por las dos instituciones murcianas concitaron un elevado número de quejas de grupos ecologistas, quienes aducían su cercanía a una área natural protegida, en concreto el Espacio Protegido del Mar Menor e Islas Menores, para evitar que los terrenos fueran calificados edificables.

A ellos se les unió el PSOE de Cartagena, quien puso una denuncia ante la sospecha de irregularidades, puesto que el precio abonado por este paraje era muy superior al que correspondería a un área calificada de rústica. Esta denuncia provocó la intervención del fiscal del Tribunal Superior de Murcia.

Ante las dudas y quejas generadas, la Asamblea Regional de Murcia optó por no respaldar la recalificación de los terrenos por cuestiones medioambientales, lo que supuso la puntilla final al proyecto, que quedó en papel mojado. - N.G.

la cifra

4

millones de euros será el precio inicial de licitación de estos terrenos que fueron adquiridos en 2004 por 220 millones, en la confianza de que iban a ser recalificados para poder construir un complejo turístico con miles de viviendas y un campo de golf.