Gilliam: “Una vez que decides hacer ‘Don Quijote’ tienes que sufrir como el personaje”

Tras clausurar la pasada edición del Festival de Cannes, el filme, un cuento inspirado en la novela de Cervantes, llega este viernes a los cines

Miércoles, 30 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

madrid - Terry Gilliam ha conseguido hacer realidad su proyecto maldito, El hombre que mató a Don Quijote, un cuento inspirado en la famosa novela de Cervantes en el que se mezclan la aventura y la fantasía y que, tras clausurar la pasada edición del Festival de Cannes, llega este viernes 1 de junio a los cines españoles.

“Una vez que decides hacer Don Quijote tienes que sufrir como el personaje”, manifestó ayer el director durante una entrevista con motivo de su visita a Madrid para presentar esta película, protagonizada por Jonathan Pryce, Adam Driver y Joana Ribeiro.

Gilliam arrancó a principios de los 90 este proyecto por el que han pasado varios productores y varios actores, entre ellos el fallecido Jean Rochefort o Johnny Depp, y que finalmente se ha hecho realidad con coproducción entre Reino Unido, Portugal, Bélgica y España, y un nuevo reparto. Gran parte del rodaje se desarrolló en la localidad navarra de Gallipienzo.

“Don Quijote habla del sufrimiento, y España también ha sido un país de sufrimiento, así que simplemente me he vuelto español durante unos años”, afirmó Gilliam respecto a esta película, protagonizada por Toby (Driver), un director de anuncios que se ve envuelto en los delirios de un viejo zapatero español que se cree el mismo Don Quijote.

Gilliam confesó que sacar adelante esta película fue difícil porque tuvo que trabajar durante algunos años al tiempo que los productores le confesaban que no conseguían “suficiente financiación”. “Eran fantasiosos y yo soy mucho más pragmático”, dijo.

Sin embargo, cuando finalmente arrancó el rodaje definitivo, que tuvo lugar en paisajes de Portugal y España y se desarrolló casi completamente en exteriores, la naturaleza fue “benigna”. Además, destacó que ni siquiera las demandas de Paulo Branco, antiguo productor del proyecto, han podido con la película, aunque reconoce que les ha complicado “mucho” la vida en los últimos meses.

En este filme, Gilliam sugiere que la mujer podría encarnarse en el protagonista de la novela de Cervantes. En este sentido, y a la pregunta acerca del levantamiento de la mujer y de las reivindicaciones laborales y sociales que se han desarrollado con movimientos como el Me Too, el cineasta británico apuntó: “No me interesan los movimientos, a mí me interesan las personas”.

No obstante, también señaló que lo que le gusta del personaje de Angelica -interpretado por la actriz portuguesa Joana Ribeiro-, una joven tabernera que deja su pueblo para perseguir el sueño de ser actriz, es que, al igual que Dulcinea, ella “toma sus decisiones y es responsable”, al mismo tiempo que “no se queja ni tampoco se considera una víctima”. Gilliam se sintió identificado con Don Quijote desde que leyó la novela de Cervantes porque de alguna manera describía la vida que llevaba, según confesó. “He intentado serle fiel y no copiarle, sino usarle como fuente de inspiración”, dijo.

“Hay tantas versiones previas que trataban de ser una especie de ritual de Cervantes y eso no se puede hacer. Hay que hacerlo y renovarlo y hacer algo fresco. Espero haberlo conseguido pero no he tenido la suerte de preguntarle a Cervantes qué le parece”, bromeó. - E.P.