Azpiazu prevé emitir el ‘bono verde’ la próxima semana

No quiere dejar escapar el “potente” interés que genera el título de deuda

A. Diez Mon - Miércoles, 30 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

dOnostia - El Gobierno Vasco aparcó ayer finalmente la emisión del Bono Sostenible Euskadi, pero confía en que la próxima semana se den las circunstancias necesarias para hacerlo. Ese fue el mensaje que trasladó el consejero de Hacienda y Economía, Pedro Azpiazu, tras confirmar que se aplazaba el lanzamiento del título de deuda, tal y como había adelantado este diario.

Azpiazu, que acudió a la entrega de los Premios Bizkaia, reconoció que la “incertidumbre política” que viven España e Italia desaconseja medirse ahora en los mercados. Las entidades bancarias que participan en la operación consideraban que el riesgo era muy elevado, ya que la tormenta que se ha desatado en el mercado de deuda obligaría al Ejecutivo vasco a asumir intereses más elevados de lo esperado.

La situación ha cambiado de la mañana a la noche en menos de una semana y se impone la cautela. Así que, aunque todo estaba dispuesto para captar deuda por valor de 500 millones de euros, se ha frenado la maquinaria y se mantiene al ralentí a la espera de un mejor escenario, algo que “previsiblemente” ocurrirá la próxima semana.

“volatilidad” Azpiazu explicó que la crisis política de Italia y la moción de censura de España han tenido un enorme impacto en el mundo de la inversión. Se ha “alterado la volatilidad y la prima de riesgo” de ambos países y Europa se ha contagiado. Sin embargo, se estima que el castigo al bono español puede cesar esta misma semana, una vez se conozca el resultado de la moción de censura del PSOE a Rajoy. Es más complejo encontrar una salida al laberinto por el que deambula la formación de gobierno en Italia, pero gana peso la opción de un adelanto electoral y, si se confirma esa posibilidad los próximos días, los inversores levantarán la presión.

De modo que la próxima semana pueden desaparecer las nubes y volver los claros que necesita Euskadi para poner en circulación su bono verde. Lo que está claro es que el equipo de Azpiazu no quiere dejar que pase mucho tiempo entre la ronda de presentación del título de deuda la semana pasada en Francia y Alemania y el despegue del bono. El Gobierno tiene la “sensación” de que “existe una demanda impresionante y muy potente. Ahora hay dinero y hay inversores que entienden que ese bono sostenible es una buena oportunidad”.