El PP admite ahora revisar su reforma de las pensiones

Dice que hay tiempo para “repensar” el factor de sostenibilidad y deja en aire el índice de revalorización del 0,25% Los pensionistas vascos piden al PNV que apoye la moción de censura

A. Diez Mon Javi Colmenero - Martes, 29 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

dOnostia - La presión en la calle empieza a surtir efecto y el PP parece dispuesto ahora a revisar de forma global la reforma del sistema de pensiones que aprobó el Gobierno español en 2013, cuando tenía mayoría absoluta. Tras aceptar el aplazamiento hasta 2023 del factor de sostenibilidad como una de las condiciones para que el PNV apoyara los presupuestos, uno de los portavoces del PP en el Pacto de Toledo admitió ayer que hay tiempo para “repensar” ese mecanismo antes de su entrada en vigor. “Lo que en un momento es válido puede no serlo en otro”, argumentó el popular José María Barrios, en unas jornadas organizadas en Madrid por la Asociación de Periodistas de Información Económica.

En el encuentro también participaron portavoces de otros partidos en la comisión de seguimiento de las pensiones del Congreso. De modo, que el debate sirvió para marcar posiciones en un momento clave en el que los apoyos parlamentarios del Gobierno de Mariano Rajoy se debilitan día a día.

Suenan campanas de adelanto electoral y el PP, que lleva demasiado tiempo expuesto a las protesta de los pensionistas, empieza a modular su mensaje. De modo que se abre una puerta a la revisión del modelo. “No siempre vale lo mismo, porque la economía y la sociedad evolucionan, aunque hay que mantener el criterio de que el sistema tiene que ser sostenido y sostenible”, apuntó Barrio.

El factor de sostenibilidad es uno de los elementos más polémicos de la última reforma. En un principio estaba previsto que se pusiera en marcha el próximo año, pero el PNV logró retrasarlo hasta 2023. El mecanismo añade al cálculo de la pensión la esperanza de vida en el momento de la jubilación y además también valora la situación de las arcas de la Seguridad Social. Por definición ambas cuestiones supondrán una merma de la pensión: la esperanza de vida seguirá aumentando y no se prevén a medio plazo grandes alegrías en los recursos del sistema.

El portavoz del PP dijo asimismo que su Ejecutivo “no tiene ningún capricho” en mantener el índice de revalorización que ha posibilitado subir solo un 0,25% las pensiones los últimos años. La propia ministra de Empleo, Fátima Báñez, mostró su confianza en que el diálogo en el Pacto de Toledo de fruto antes del verano y se alcance, “si todas las partes siguen siendo responsables”, un acuerdo para garantizar la sostenibilidad del modelo.

El escenario parece otro y la presión de los pensionistas ha tenido mucho que ver. La concentración habitual de los lunes ante el Ayuntamiento de Bilbao estuvo ayer marcada por la moción de censura presentada por el PSOE contra Rajoy. Y así se pidió al PNV que apoye a los socialistas para desalojar a los populares de La Moncloa.

En Donostia, los jubilados y pensionistas volvieron a acudir a su cita semana en los jardines de Alderdi Eder mientras trabajan en la definición de un nuevo calendario de movilizaciones para después del verano.