El Gobierno Vasco aplaza la emisión del bono verde por la inestabilidad política

El mercado de deuda reacciona a la moción a Rajoy y a la crisis en Italia

A. Diez Mon J.M. Martínez - Martes, 29 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

dOnostia - Toda la maquinaria estaba afinada para lanzar esta mañana el bono verde, pero la actualidad política no ha acompañado. El Gobierno Vasco decidió ayer por la noche aplazar la emisión de 500 millones de títulos sostenibles de deuda pública y esperar a un momento mejor. Los bancos que apoyan la emisión aconsejaron al Ejecutivo que no mida sus fuerzas en el mercado en un momento de gran inestabilidad.

Por un lado está la formación de gobierno en Italia, que ayer se llevó un auténtico revolcón por parte de los inversores tras el giro que ha dado el proceso y asomar de nuevo el fantasma de una repetición de las elecciones.

En el ámbito más cercano, la moción de censura a la que se enfrenta Mariano Rajoy tampoco ayuda. Es difícil que Euskadi pueda desligarse de todo lo que está moviendo el intento socialista de desbancar al PP. Sobre todo si, como en este caso, se busca llamar la atención en el ámbito internacional. En ese escenario, esta mañana se celebrará una reunión en el Departamento de Hacienda y Economía en la que se tomará oficialmente una decisión, que si no hay sorpresas pasará por aplazar la salida al mercado.

De alguna forma, la intensa labor de presentación del Bono Sostenible Euskadi desarrollada la semana pasada se ha visto empañada por la agenda política europea y por la inestabilidad en dos de los países que mayores dudas han generado los últimos años.

Como ocurrió durante los momentos más tensos de la pasada crisis, la incertidumbre que genera la casi imposible tarea de formar gobierno en Italia se trasladó ayer rápidamente a los mercados de deuda. En España se conoció que la moción de censura se debatirá entre el jueves y el viernes. De modo que el coste de financiación de ambos países se disparó y arrastraron de paso a otra de las economías del sur de Europa, la portuguesa.

En ese contexto asomarse al mercado hoy, como había previsto Euskadi, era demasiado arriesgado y la recomendación de la banca no dejó mucho margen. Habrá que esperar a que pase el vendaval para realizar la emisión y, según confirmaron en fuentes del Departamento de Hacienda, la nueva fecha de lanzamiento dependerá de cómo evolucionen los mercados.

Tras reunirse la semana pasada en París, Francfort, Düsseldorf y Madrid con inversores interesados y captar también en Euskadi el interés del mundo financiero, el consejero de Hacienda y Economía, Pedro Azpiazu, y su equipo deberán escoger ahora con cuidado una nueva fecha.

Tras la jornada de ayer, el bono a diez años italiano se calentó y se elevó hasta los niveles más altos de octubre de 2014, casi 70 puntos básicos por encima del nivel observado al comienzo de 2018. En el caso de España, el interés alcanzó máximos desde enero de 2018. La incertidumbre que afecta a las dos mayores economías periféricas se contagió a la deuda portuguesa y también al euro, que se debilitó frente al dólar y se cambiaba por 1,1633 dólares, su peor cruce desde mediados de noviembre del año pasado.

bono sostenible

500

millones de euros es el volumen de la emisión prevista del Bono Sostenible Euskadi. El Gobierno Vasco había programado para hoy el lanzamiento, pero ha tenido que renunciar por la inestabilidad política y el castigo de los mercados a países como España, Italia y Portugal. El euro, más débil. La incertidumbre política en los dos grandes países de la periferia del euro se trasladó a la moneda única, que cerró sesión en 1,1633 dólares, su peor cotización desde noviembre.