Itziar Rodríguez Purroy Gerente de Ticna

“Los ciudadanos tendremos un mayor control sobre el uso que hacen de nuestros datos”

Itziar Rodríguez Purroy, Gerente de Ticna.

Itziar Rodríguez Purroy destaca la necesidad de las empresas de adaptarse al nuevo Reglamento General de Protección de Datos

Juan Ángel Monreal - Lunes, 28 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

donostia - ¿Qué insuficiencias presentaba la anterior legislación?

-La legislación establecía cuáles eran las obligaciones que tenían los responsables del tratamiento de datos, mientras que el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) se basa en el modelo de responsabilidad proactiva en el que, partiendo de una serie de obligaciones que se seguirán respetando, se permite que cada responsable identifique y defina las medidas que tienen que adoptar para garantizar así el respeto a la protección de datos en la organización exigiéndole a su vez que pueda demostrar que implanta dichas medidas.

¿Son conscientes las empresas de la necesidad de adaptación?

-Por lo que percibo, tanto en clientes como en compañeros de profesión, y foros donde he participado, existe cada vez más conciencia de la necesidad de adaptarse, pero sobre todo las empresas valoran más la importancia de cumplir con la normativa a diferencia de años anteriores. Todos somos ciudadanos y no queremos que nuestra información vaya, se destine o se utilice de una forma u otra sin que nosotros hayamos dado consentimiento para ello, y ni tan siquiera haber sido informados. Hay que llegar a crear una “cultura de la protección de datos” en la empresa.

¿De qué manera van a poder controlar mejor los ciudadanos sus datos?

-A partir de ahora, uno de los grandes beneficios del nuevo reglamento es que los ciudadanos disponemos de más herramientas para controlar nuestra información. Vamos a tener mayor control sobre el tratamiento de nuestros datos que hacen terceros. Surgen nuevos derechos, de tal forma que se exige que la información que tienen que dar las empresas que tratan datos personales sea mayor, más sencilla, inteligible y directa. También, las organizaciones deben evitar que se produzcan incumplimientos que conlleven daños a los ciudadanos, de tal forma que perjudique la protección de datos. Además los ciudadanos tenemos una mayor protección, puesto que ante algún problema podremos dirigirnos ante las autoridades de revisión.

¿Existía ahora cierta indefensión?

-La legislación ya contemplaba mecanismos muy completos, si bien ahora con el RGPD, los ciudadanos van a estar más protegidos y además ahora se unifican criterios a nivel europeo, ya que afecta a los 28 países de la UE, incluso voy más allá, a nivel global, puesto que afecta a empresas de todo el mundo que traten datos de ciudadanos europeos. Habrá que informar asimismo a las personas de dónde han obtenido sus datos, para qué los van a utilizar, a quién los van a ceder, si habrá transferencias internacionales de datos, cuánto tiempo se conservarán...

¿Limita el nuevo reglamento la posibilidad de hacer negocio con los datos de los clientes?

-Siempre que un cliente te otorgue su consentimiento específico, inequívoco, libre e informado, se podrán tratar sus datos para fines y cesiones acordadas. Si no, no se podrán realizar actividades que conlleven negocio. Todas las personas somos los titulares de nuestros datos personales y con ello decidimos el uso, los destinatarios, es decir, el tratamiento de nuestros datos, si bien hay excepciones como son obligaciones legales (Hacienda, Seguridad Social, etc.) o por razones de la actividad de la empresa.

Secciones