El PNV pide a Pedro Sánchez que aborde el modelo de Estado

El presidente del EBB, Andoni Ortuzar, ayer en el 120º aniversario del PNV de Barakaldo. (Foto: Pablo Viñas)

Ortuzar quiere que aclare si su moción es electoralista, o si está dispuesto a abordar un debate sobre el modelo territorial y aceptar la singularidad del autogobierno vasco

Míriam Vázquez - Domingo, 27 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - Como partido nacionalista, al PNV no le preocupa la gobernabilidad de España ni siente una inclinación especial por ningún partido para que ocupe el sillón de la Moncloa. Su política de alianzas la condiciona al cumplimiento de la agenda vasca y la ampliación del autogobierno. Por ello, aunque la corrupción del PP le provoca rechazo, tampoco dará un cheque en blanco al socialista Pedro Sánchez en su moción de censura para desalojar al presidente español, Mariano Rajoy. El PNV pedirá a Sánchez abordar el modelo territorial del Estado, la aceptación del autogobierno de Euskadi y Catalunya, y compromisos con la agenda vasca.

El socialista Pedro Sánchez accedió a la secretaría general del partido con una apuesta por la España plurinacional, aunque las tensiones internas en el propio partido, el poder de una federación andaluza con posiciones muy centralistas, y la irrupción de Ciudadanos y su crecimiento en las encuestas han tenido un impacto en su discurso y en las últimas jornadas ha lanzado propuestas que han desconcertado al PNV, que quiere que aclare su posición. A la conocida defensa por parte del PSOE del artículo 155 en Catalunya para suspender el autogobierno autonómico, se han sumado sus propuestas para reformar el delito de rebelión como atajo para asegurar una condena de décadas a quienes pretendan la independencia unilateral aunque no utilicen la violencia, y otra reforma para obligar a los cargos autonómicos a acatar la Constitución española. Además, el PNV quiere tantear al PSOE sobre el nuevo estatus de autogobierno que está debatiéndose en el Parlamento Vasco. Los socialistas han cuestionado que se pueda blindar el autogobierno y ampliar el catálogo de competencias desde un Estatuto de Autonomía. El PSOE exige una reforma previa de la Constitución española, un debate que también ha dejado aparcado en el Estado.

En el acto del 120º aniversario del PNV en Barakaldo, el presidente del EBB, Andoni Ortuzar, aclaró ayer que su partido se centra en “Euskadi y la gente” y, por tanto, “ese y solo ese va a ser el criterio que vamos a seguir a la hora de gestionar la moción de censura”. Avanzó que el PNV va a pedir “concreciones para saber si es un planteamiento serio y viable o solo obedece a intereses cortoplacistas y electoralistas”, y para saber si Sánchez va a aceptar que se aborde “un cambio en el modelo territorial del Estado”, y si va a aceptar las “singularidades” vascas y catalanas y sus reivindicaciones, frente a las constantes invasiones de competencias. También se interesó por las “medidas de regeneración democrática” que pretende impulsar el socialista. El PNV asiste a los movimientos previos a la moción con cautela y cierto escepticismo, porque ya vivió en primera persona las negociaciones de la investidura fallida de Sánchez.

Por ahora, el PSOE está pretendiendo a C’s para aprobar la moción de censura, frente a la vía de los nacionalistas vascos y catalanes, con una gestión más complicada dentro del partido y ante la opinión pública de Madrid. Sin embargo, los intereses electorales del PSOE y C’s provocan que sus estrategias sean contrapuestas: el PSOE quiere gobernar unos meses para recuperar el pulso, pero C’s quiere llamar inmediatamente a las urnas porque tiene las encuestas de cara. Por ello, no se descarta que el socialismo tenga que llamar a la puerta del PDeCAT, ERC y el PNV. El apoyo de Unidos Podemos lo tiene garantizado, en principio, sin condiciones.

Algunas informaciones apuntan a que el PSOE “no va a rechazar” los votos nacionalistas, una expresión con la que trata de deslizarse que no les ofrecerá una negociación y que deja entrever las tensiones internas que despierta esta posibilidad, sobre todo con las elecciones andaluzas de marzo en el horizonte. Voces del nacionalismo catalán han dejado la puerta abierta a pactar esta moción con tal de dejar atrás la etapa de Rajoy, el presidente que suspendió su autogobierno y encarceló a los líderes soberanistas. Sin embargo, necesitan un enganche, porque el PSOE también apoyó el artículo 155. JxCat es más reticente y ayer pidió guiños a los presos.

sin lecciones de otegi Ortuzar también se refirió a la aprobación de los Presupuestos de Rajoy por parte del PNV, y pidió a EH Bildu y Elkarrekin Podemos que se abstengan de dar lecciones a los jeltzales. A la izquierda abertzale le lanzó un recado después de que Arnaldo Otegi acusara al PNV de no tener palabra. “La palabra ha sido, es y será nuestra única arma, nuestra única y sola herramienta para hacer política y para comunicarnos con el pueblo. Arnaldo no puede decir lo mismo”, lanzó. A Podemos le recordó que, si Rajoy está en la Moncloa, es por la “soberbia” de Pablo Iglesias, que no hizo posible el gobierno de Sánchez.

Sobre el nuevo estatus, dijo que el PNV no pide a nadie que “comulgue con ruedas de molino”, pero tampoco va a aceptar “vetos” ni que se recorte su capacidad para proponer.

Secciones