Desde Arrasate a la alfombra roja

Un vestido de la diseñadora de moda Amaia Albes ha desfilado en la pasarela del Festival de Cannes. Lo personal, lo único y especial caracterizan los diseños de esta arrasatearra que trabaja codo con codo con su clientela

Un reportaje de Anabel Dominguez - Sábado, 26 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 09:50h.

Bocetar, patronar, cortar, coser… Amaia Albes se desenvuelve como pez en el agua entre costuras. “Me dedico a lo que me gusta”, recalca esta arrasatearra que derrocha pasión en sus palabras, la misma que profesa por su profesión. Desde niña tuvo las ideas muy claras. Persiguió contra viento y marea su sueño, y hoy es el día en que vive de la moda, donde se ha labrado su propio hueco. Las creaciones que llevan su firma visten a novias, madrinas e invitadas de boda, un terreno en el que se ha especializado. Pero no el único. Sus originales diseños desfilan por las pasarelas y la alfombra roja. Precisamente, hace unos días uno de sus vestidos se codeó con las estrellas del celuloide;paseó entre el glamour del Festival de Cannes. De lucirlo se encargó Amaia Remírez, la responsable de la productora donostiarra Kanaki Films, que acudió a la meca del cine europeo con la película Un día más con vida, dirigida por Raúl de la Fuente y Damian Nenow.

“Amaia se puso en contacto conmigo después de que me recomendara Nagore Eceiza –la directora del documental Fity Rupees Only llevó uno de sus vestidos en los Goya 2016–. Una semana antes de la cita en Cannes me llamó, probamos varias creaciones que tengo en el muestrario y elegimos una”, cuenta esta joven de 28 años. Sobre la experiencia de ver uno de sus diseños sobre la pasarela en la que posan los rostros de la industria cinematográfica confiesa que “no tiene precio”.

Desde bien pequeña empezó a dar sus primeras puntadas. Entonces con su abuela Felisa, que también cosía, y más tarde en la adolescencia “haciéndome mis apaños”, rememora Albes. Supo aprovechar su talento para formarse en el arte de la moda y en 2011 se lanzó a abrir su empresa. “Fue en plena crisis;me apoyaron mucho en casa y, a base de luchar, aquí sigo siete años después”, relata sonriente.

Su estilo no deja indiferente a nadie. “Es Alta Costura. Son prendas a medida, piezas únicas, muy especiales y, sobre todo, personalizadas, con muchos detalles hechos a mano”, explica la diseñadora arrasatearra, que impregna a sus creaciones de un toque rockero;“yo diría que un poco cañero”, apunta. “Me encantan el blanco y negro, y tengo, además, siempre presente el rojo, los tres colores que caracterizan a mi firma”, concreta haciendo gala de la ilusión y placer que le despierta su trabajo. “No me imagino haciendo otra cosa”, afirma.

creatividad en el ‘atelier’ Hace tres años su sueño se cumplió: tener un espacio propio para trabajar y atender a la clientela que le llega desde la comarca, los alrededores de Bilbao, Gasteiz y Donostia. En su atelier (taller), situado en el número 3 de Deba Hiribidea (casas de Gelma), desarrolla su capacidad creativa, cuidando al detalle y mimando cada uno de sus retoños. “No dejo que me repercuta ningún factor externo, pero es verdad que hay diseñadores que te gustan más, y los que hacen corsetería me alucinan”, destaca.

Su inspiración más personal, en cualquier caso, es su hermana Maite. “Con ella he experimentado y, a la vez, me abre los ojos. Me ofrece otra perspectiva, que siempre ayuda, cuando una pieza me lleva más tiempo”, comenta la joven diseñadora arrasatearra, para quien de un tiempo hacia aquí, y a pesar del peso que tiene la ropa low cost, “se le está empezando a dar más importancia a la manera artesanal de hacer las prendas, a quienes las crean”.

Novias, sesiones de fotos, misses, en la alfombra roja… Amaia Albes disfruta con lo que tiene entre manos. No se cierra puertas. “Estoy abierta a colaboraciones. Si de lo que se trata es de dar vida a un diseño mío, yo estaré encantada”, sentencia. l