Un hombre estafa cerca de 700.000 euros a 200 personas mayores

El timador actuaba con coacciones, vendiendo libros y artículos del hogar

Sandra Atutxa - Sábado, 26 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

bilbao - Las personas de la tercera edad vuelven a convertirse en el colectivo vulnerable elegido por los timadores. La Ertzaintza detuvo la semana pasada a un hombre en Bilbao por estafar a 200 personas mayores. La Policía vasca sospecha que el arrestado, de 42 años, ha participado en las estafas de dos centenares de personas en Euskadi y otras comunidades obteniendo ingresos que podrían aproximarse a los 700.000 euros. Ante esta oleada de estafas, la Ertzaintza recomienda activar todas las alertas, principalmente entre este colectivo, así como entre sus familiares para “que no se caigan en este tipo de delitos”, según destacan desde el Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco.

En Euskadi existen grupos de delincuentes que se han especializado en la tercera edad, conscientes de que se están aprovechando de personas que “físicamente tienen problemas para defenderse” si se produce un enfrentamiento y que por mentalidad “suelen ser más confiadas que otros sectores de la población”. A los tantas veces repetidos timos como el de tocomocho, el falso funcionario o el brazo solidarios, hay que sumarle otro más. El detenido en la capital vizcaina la pasada semana, según la Ertzaintza, engañaba a sus víctimas mediante la coacción en la venta de libros y artículos domésticos.

La Ertzaintza sospecha, además, que el timador forma parte de una red organizada que engaña a las víctimas, mayores de 70 años en su mayoría, para que adquieran artículos muy por encima de su valor y firmen créditos sin su conocimiento. La Ertzaintza lleva años actuando contra este tipo de delincuencia. Solo en 2017 se abrieron 25 atestados policiales por este tipo de casos, 17 de ellos en Gipuzkoa y 8 en Bizkaia. En esas operaciones cuatro personas fueron arrestadas y otras 30 acabaron siendo investigadas.

La actuación ilegal de los autores, en general hombres jóvenes o de mediana edad, se inicia con la visita a domicilios de personas de avanzada edad, que viven solas. Tras ganarse la confianza, los supuestos vendedores ofrecen productos como libros, artículos de salud o domésticos. Para conseguir la operación emplean prácticas de venta agresiva y confusa que llegan a la coacción.

Secciones