El rechazo de JxCat contrasta con la mano abierta de PDeCAT

Eduardo Pujol y Elsa Artadi, dos ejes clave de Puigdemont en el seno de JxCat. (EFE)

Mientras Pujol niega su apoyo a un “cómplice del 155”,
Campuzano quiere oír su propuestas

J. Núñez - Sábado, 26 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Donostia - Las fuerzas soberanistas catalanas acogieron de desigual manera el anuncio de la moción de censura impulsada por el líder del PSOE, Pedro Sánchez. Mientras que Eduard Pujol, portavoz adjunto de Junts per Catalunya (JxCat), rechazó apoyar a un “cómplice” de la aplicación del 155, el portavoz del PDeCAT en el Congreso, Carles Campuzano, se mostró abierto a estudiar la propuesta siempre que los socialistas no cuenten con el apoyo de Ciudadanos.

Pujol, un hombre considerado cien por cien fiel a Carles Puigdemont, dejó claro que el soberanismo no perdona a Sánchez el apoyo a Rajoy en la aplicación del artículo 155 de la Constitución. Así, tras la comparecencia en la que Sánchez daba cuenta de la presentación de la moción de censura, Pujol se preguntaba qué pueden ganar los catalanes por “sustituir a un presidente corrupto y pésimo -Mariano Rajoy- por un cómplice de la aplicación del artículo 155 de la Constitución -Pedro Sánchez-”.

Desde del Parlament, el portavoz de JxCat en la Cámara catalana dejó claro que a su grupo no le “gusta nada” Rajoy, pero esta animadversión al presidente español y líder del PP no significa, a juicio de Pujol, que desde Catalunya se tenga que apoyar la moción de censura promovida por Pedro Sánchez, que, según señaló el portavoz de JxCat, “en los últimos días ha insultado al presidente de la Generalitat, Quim Torra”.

Por todo ello, insistía en preguntarse “en qué saldría ganando Catalunya sustituyendo a un presidente del 155 por otro presidente del 155”. Tras dejar clara su postura, lo que sí reclamó el portavoz de JxCat fue un “presidente del diálogo”.

En serio y sin ciudadanos La frialdad con la que JxCat acogía la moción de censura de Sánchez contrastaba con la primera reacción del portavoz del PDeCAT en el Congreso, Carles Campuzano, que se mostró abierto a hablar con el PSOE, aunque reclamó al líder socialista que esta vez su iniciativa vaya “en serio”.

Sin embargo, esta disposición al diálogo tenía un condicionante, que la iniciativa socialista no cuente con los votos de Ciudadanos. “A día de hoy Ciudadanos forma parte del problema y no de la solución. Y la actitud política de Ciudadanos, del señor Rivera y de su sucursal en Barcelona, simplemente lo que hace es dificultar todavía más una solución política al conflicto catalán”, declaró el portavoz de PDeCAT.

Preguntado por las condiciones de su partido para apoyar la moción, afirmó que aún es pronto para precisarlas, por lo que señaló que primero quieren escuchar las propuesta de Sánchez sobre la agenda política desde “el punto de vista catalán”. No obstante, Campuzano recordó que en las dos últimas campañas de las generales, su primer compromiso fue “echar al señor Rajoy”.

Secciones