Ni los campeones se mojan

Once campeones del Manomanista se dieron cita ayer en la tradicional comida anual que se celebró una vez más en el restaurante Maipu de Sondika. Foto: José Mari Martínez

Once campeones del Manomanista se reunieron ayer en Sondika para la tradicional comida previa a la final

Jokin Victoria de Lecea José Mari Martínez - Sábado, 26 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Sondika - Como cada año, los campeones del Manomanista se juntaron para realizar la tradicional comida previa a la final. Once fueron los campeones que se reunieron ayer para recordar buenos y malos momentos. Las anécdotas y las historias vividas fueron una constante. Fue una mirada al pasado donde reinó el buen ambiente. Pero no solo se habló de partidos de antaño. El presente tuvo mucha importancia y la final de este domingo en el frontón Bizkaia tuvo un peso específico. Nadie se quiso mojar por un ganador claro. Los pelotaris que se dieron cita en Sondika no encontraron un pronóstico claro. La juventud Jokin Altuna o la experiencia Aimar Olaizola. Pocos se pudieron decantar, aunque la mayoría estuvo de acuerdo en que el saque será una de las principales claves de un partido que promete ser igualado.

Luciano Juaristi, Jesús García Ariño, Iñaki Gorostiza, Joxean Tolosa, Ladis Galarza, Fernando Arretxe, Rubén Beloki, Patxi Eugi, Patxi Ruiz, Oinatz Bengoetxea y Mikel Urrutikoetxea fueron los asistentes. Muchas épocas reunidas en un mismo lugar. Vivencias de un deporte que ha evolucionado mucho desde los tiempos de unos y de otros. Aun así, la pasión por el frontón es común para todos y a la hora de hablar la pelota manda, sin importar la edad. García Ariño tuvo el honor de ser el pelotari con la txapela más antigua. Sucedió a Miguel Gallastegi, del que muchos se acordaron y que esta vez, a sus 100 años de edad, no pudo estar presente en la comida.

Secciones