Irun avanza en los preparativos para el futuro autobús eléctrico

El Gobierno aprueba el proyecto para llevar la energía a los puntos de recarga de la línea L-1

Xabier Sagarzazu - Viernes, 25 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

irun - El Ayuntamiento de Irun sigue avanzando en los preparativos para poder convertir en eléctrica la línea L1 del servicio de transporte urbano Irunbus. Ayer mismo, el Gobierno municipal daba un nuevo paso, aprobando, con un presupuesto de 369.004 euros, el proyecto técnico y la contratación para llevar hasta los puntos de recarga rápida de las cabeceras de línea, en Zaisa y en el hospital del Bidasoa, la necesaria acometida de la línea eléctrica.

Según detallaba en rueda de prensa la edil de Obras y Movilidad, Cristina Laborda, se trata, en este caso, de “llevar hasta estos dos puntos la línea de energía eléctrica, de alto voltaje, que servirá para que los autobuses puedan usar los pantógrafos o equipos de carga” que se van a instalar en las propias paradas de cabecera.

Laborda detalló que “se trata de una infraestructura y maquinaria, instalada de forma soterrada, a modo de un pequeño transformador, que permite la llegada de una alta potencia eléctrica, necesaria para recargar los autobuses en un tiempo corto entre servicios”.

trabajo en paralelo La edil señaló que llevar la línea eléctrica a los pantógrafos es un “un paso más en todo el trabajo en paralelo que se está haciendo para que la electrificación de la línea L-1 de Irunbus pueda ser una realidad hacia el próximo mes de diciembre”.Así, la empresa Auifsa ya tiene en marcha el nuevo contrato de gestión de Irunbus, que incluye la nueva línea L-4, ya en funcionamiento.

Además, en febrero, el Pleno aprobó sacar a concurso el suministro, en régimen de arrendamiento por cinco años, de cuatro autobuses eléctricos y un quinto opcional, junto con la instalación de los pantógrafos de carga.

Desde hace algunos días, es conocido que Vectia, empresa filial de la beasaindarra CAF, es la única empresa que se ha presentado a este concurso. Cristina Laborda detalló ayer que “en estos momentos, la mesa de contratación está recopilando y comprobando toda la documentación necesaria para formalizar la adjudicación del contrato”.

La acometida de línea eléctrica anunciada ayer llevará “un proceso de unos cuatro meses” por lo que el Consistorio espera “que todo esté a punto para que la línea L-1 de Irunbus sea eléctrica a finales de año”.