Bidean

La diputación no detectó trato vejatorio en la inspección del centro para víctimas de maltrato

La diputada Maite Peña, durante su comparecencia ayer en las Juntas Generales.

Peña asegura que en la actualidad el servicio se presta con todas las garantías y recuerda que las denuncias sobre Bidean hacen referencia a situaciones previas al mes de febrero
Se busca una nueva ubicación para el centro y este año se abrirá otro para mujeres con perfiles que van más allá de la violencia machista

“Tenemos un buen sistema de protección, buenos recursos y buenos profesionales” “Si alguna mujer está en situación de riesgo o amenaza, que no dude en acudir a la red foral”

Iraitz Astarloa - Viernes, 25 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - La Diputación de Gipuzkoa no detectó ningún tipo de trato vejatorio ni situaciones que vulneraran los derechos de las usuarias en la inspección de urgencia que llevó a cabo hace unos días (concretamente el pasado día 11) en el centro foral para mujeres maltratadas Bidean, gestionado por la empresa Fepas. Así lo indicó ayer la diputada de Políticas Sociales, Maite Peña, quien aseguró que en esta inspección, que se llevó a cabo “con carácter urgente y sin previo aviso”, se constató de que a día de hoy “no se está dando ninguna de las situaciones denunciadas públicamente” y que “la atención que se está prestando es la adecuada”.

Peña compareció ayer en las Juntas Generales a petición de EH Bildu y Podemos para ofrecer las explicaciones pertinentes en relación con las denuncias de once exusuarias de este centro ante el Defensor del Pueblo Vasco Ararteko, ante quien habrían declarado haber sido víctimas de trato “humillante y vejatorio”, así como convivir en situación de “insalubridad” durante su estancia en Bidean.

Según indicó la diputada, la interposición de estas denuncias ante el Ararteko ha provocado que tanto el Defensor del Pueblo Vasco como la Diputación de Gipuzkoa hayan puesto en marcha sendas investigaciones cuyo objetivo es “investigar hasta el final” los hechos, a fin de “esclarecer el contenido de las quejas, aclarar la veracidad de las mismas y solucionar los problemas que se hayan ocasionado;garantizar que situaciones como las descritas no vuelvan a suceder;y por último, restaurar el prestigio dañado” de este servicio público.

Para ello, la Diputación ha iniciado un expediente informativo que se encuentra en fase de instrucción y cuyas conclusiones serán presentadas en las Juntas Generales. A este respecto, avanzó que la institución foral tomará declaración a las reclamantes y a otras usuarias atendidas durante el periodo en el que se produjeron los hechos, así como a los responsables de la empresa Fepas, trabajadores y responsables técnicos.

Con todo este material, el Departamento de Políticas Sociales elaborará un informe definitivo que incluirá una relación de los déficits detectados en el centro, las deficiencias comprobadas en cada uno de los apartados, las conclusiones, una relación de propuestas de mejora y la apertura de un expediente informativo o sancionador.

Deficiencias estructurales No obstante, Peña sí precisó que todas las denuncias presentadas hasta el momento hacen referencia a situaciones que se produjeron entre 2014 y comienzos de 2018, y en las referentes a este año, se trata de situaciones “previas al mes de febrero”, cuando la Diputación puso en marcha un plan de mejora en este centro.

La diputada explicó que, precisamente este plan de mejora se puso en marcha después de que, en diciembre del pasado año, una inspección ordinaria reflejara una serie de deficiencias estructurales en este centro de estancia temporal para mujeres maltratadas.

En este plan, se recogen distintas actuaciones en cuatro ámbitos: la intervención profesional, la redistribución del espacio físico de las estancias, la reorganización de la intendencia y la revisión de los protocolos de prevención de riesgos laborales.

Además, la Diputación se ha puesto en contacto con diversos ayuntamientos para estudiar un nuevo emplazamiento para este centro y, a este respecto, adelantó que ya se ha visitado una posible ubicación.

Pero además, respondiendo a las demandas de trabajadores y usuarias del centro, abrirá este año un nuevo recurso para mujeres con perfiles que van “más allá del maltrato”, y, por lo tanto, requieren de otro tipo de atenciones.

En cualquier caso, Peña puso en valor el servicio de atención que se presta en Gipuzkoa. “Tenemos un buen sistema de protección, buenos recursos y buenos profesionales”, y lanzó un mensaje a “todas las mujeres que se encuentran en situación de riesgo o de amenaza, que no duden en acudir a la red foral para ser apoyadas en esos momentos tan complicados”.

cronología

Diciembre de 2017. El servicio de inspección de la Diputación lleva a cabo una inspección de oficio en el centro Bidean. Se concluye con una recomendación de cambio de ubicación para este recurso

Enero-febrero 2018. Se detecta malestar en el centro mediante vías indirectas, no quejas formales. Además, se presenta una queja por vía no oficial sobre el mal funcionamiento del centro. La Diputación se reúne con la dirección del centro, los trabajadores y usuarias para analizar las mejoras que se deben realizar. En paralelo, el Departamento de Políticas Sociales comienza a buscar una nueva ubicación para este recurso.

Final de febrero. La Diputación activa un plan de mejoras respondiendo a las cuestiones planteadas por todas las partes que abarca cuatro ámbitos: la intervención profesional que se presenta en el centro, la redistribución del espacio físico de la vivienda, la reorganización de la intendencia y el ajuste de los protocolos de riesgos laborales.

7 de mayo. El movimiento feminista de Donostia da a conocer en una rueda de prensa que ocho mujeres han presentado sendas denuncias en el Ararteko por el trato negligente que han recibido durante su estancia en Bidean, tiempo en el cual se han vulnerado sus derechos.

8 de mayo. La Diputación abre un expediente informativo e inicia una investigación interna. Se lleva a cabo una inspección de urgencia por parte del Ararteko.

10 de mayo. Maite Peña se reúne con el Ararteko, Manuel Lezertua, para coordinar los dos procesos de inspección respetando la independencia de cada una de las instituciones.

11 de mayo. La Diputación lleva a cabo su propia inspección en Bidean.

Secciones