Encarcelado el acusado de dos agresiones sexuales hace 20 años en Azpeitia

La Fiscalía pide para el imputado, huido en Francia, una pena de once años

Viernes, 25 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - El hombre acusado de agredir sexualmente a una joven hace 20 años en Azpeitia y abusar de otra en Bergara y que estaba huido en Francia ha ingresado en la cárcel donostiarra de Martutene tras ser detenido en el país galo, informaron ayer fuentes del caso.

Según estas fuentes, el hombre fue detenido semanas atrás en Francia y hace unos diez días paso a disposición de las autoridades españolas, tras lo que fue internado en Martutene y ayer se celebró, en la Sección Tercera de la Audiencia de Gipuzkoa, la vista para decidir su eventual mantenimiento provisional en la cárcel. Se espera que en las próximas horas este órgano judicial, que ha fijado para el próximo 11 de julio la fecha para la vista oral de este caso, dé a conocer su decisión en un auto sobre el mantenimiento o no en prisión del acusado.

La Fiscalía de Gipuzkoa pide once años de cárcel para este hombre encausado por violar presuntamente a una joven en Azpeitia e intentar abusar de otra en Bergara, unos hechos ocurridos hace casi 20 años y que no llegaron a prescribir por la localización de un posible domicilio en Francia del acusado.

La vista oral por estas agresiones, ocurridas en 1998, había sido señalada para el pasado mes de marzo, después de que las autoridades españolas tuvieran conocimiento recientemente de la existencia del posible domicilio francés del fugado, aunque finalmente la cita tuvo que ser suspendida porque el hombre continuaba en paradero desconocido.

Según el escrito de acusación del Ministerio Público, la primera agresión sexual se produjo el 12 de noviembre de 1998, cuando el procesado recogió en autoestop a la primera víctima a la que, tras pedir que se pusiera el cinturón de seguridad, trasladó hasta un polígono industrial, donde estacionó el vehículo y accionó el cierre centralizado. Posteriormente se abalanzó sobre la chica, la agarró del cuello y, cuando ella empezó a gritar, la obligó a desnudarse, le puso un jersey sobre la cabeza, le dijo que si se estaba quieta no le haría daño y la agredió sexualmente.

Cuando finalizó la agresión, el hombre, de origen magrebí, la ayudó a vestirse, le pidió que no le denunciara, la trasladó a Azkoitia y le dejó que se marchara exigiéndole que no mirara atrás.

Tres días después, el inculpado detuvo su coche en una parada de autobús de Bergara, donde preguntó a otra chica la dirección hacia Eibar y después se ofreció a trasladarla a esta localidad.

Ante la insistencia del inculpado, la víctima accedió a montarse en el coche, si bien en un momento dado el hombre cogió un desvío hacia Soraluze con la excusa de que iba a tomar un atajo, a pesar de que la chica le insistió para que siguiera el trayecto hacia la localidad armera que habitualmente realiza el autobús de línea.

No obstante el encausado paró su automóvil e intentó practicar una serie de tocamientos a la perjudicada que inició un forcejeo en el que el hombre presuntamente la agarró de la mandíbula y el hombro, la golpeó en el estómago y le amenazó con un destornillador.

La chica le dijo entonces que si quería dinero lo cogiera y el procesado tomó su DNI, para apuntar sus datos con el fin de evitar que ella lo denunciara.

El Ministerio Público considera que estos hechos son constitutivos de un delito de agresión sexual y de otro en grado de tentativa, así como de una falta de lesiones por los que reclama penas que suman once años de reclusión y seis fines de semana de arresto.

Además, la Fiscalía solicita una compensación de 15.000 euros para la primera víctima, y de 6.800 para la segunda, que tardó 60 días en recuperarse de las lesiones sufridas. - Efe