Pintadas falangistas contra la Euskal Etxea de Madrid

En la fachada apareció el lema “Fuera ETA” y en la entrada una silueta pintada de rojo y amarillo

Viernes, 25 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Donostia - Cuando ETA ya es historia después de que el pasado 4 de mayo rubricara su disolución definitiva, la sede de la Euskal Etxea de Madrid apareció ayer con pintadas en su fachada en las que se podía leer “Fuera ETA” y las siglas de las Juventudes de la Falange Española, además de una silueta humana en el suelo y manchas de pinturas roja y amarilla a su alrededor y en la puerta de la entidad.

Debido a la proximidad de la Euskal Etxea con el Congreso de los disputados, agentes de Policía destinados en la Cámara Baja se trasladaron hasta la sede de la entidad vasca, en la calle Jovellanos, para inspeccionar lo sucedido e iniciar los trámites correspondientes para tramitar una posible denuncia o investigación.

Según explicó a este diario el presidente de la Euskal Etxea, Julio Elejalde, un empleado de la institución se encontró con las pintadas al llegar a trabajar a primera horas de la mañana. Se da la circunstancia de que para ayer estaba convocado en un acto para presentar la iniciativa “Acercar, Convivir”, en defensa de la “dignidad y derechos humanos para los presos” y el acercamiento de los reclusos vascos. “Fin del castigo a los familiares”, reclamaba el cartel de la convocatoria.

Elejalde, que reconoció a este diario que hacía más de ocho años desde que sufrieran algún tipo de ataque, mostraba su extrañeza por lo sucedido, cuando, además, se ha iniciado una nueva etapa tras el fin de la organización armada. El presidente de la Euskal Etxea, aseguró, además, que había recibido la llamada de la secretaria de Acción Exterior del Gobierno vasco, Marian Elorza, para interesarse por lo sucedido y para transmitirle la solidaridad del Ejecutivo de Gasteiz.

Condena del lehendakari En este sentido, el lehendakari Iñigo Urkullu expresó su “más enérgica condena” por las pintadas aparecidas en la Euskal Etxea. A través de las redes sociales, el lehendakari condenó estos hechos, que no son, según señaló, “justificables y menos ante una entidad que lleva trabajando en la ciudad de Madrid tantos y tantos años por difundir la imagen de Euskadi desde el respeto, la tolerancia y la pluralidad”.

El jefe del Ejecutivo de Gasteiz, además, deseó a todos los “integrantes, trabajadores y amigos de la Euskal Etxea mucho ánimo y fortaleza ante este tipo de actuaciones aisladas y carentes de toda legitimidad”.

Por su parte, el PNV, que también sufrió en la madrugada de ayer pintadas en los batzokis de Barakaldo, Getxo y Sopelana por su apoyo a los Presupuestos Generales del Estado (PGE), rechazó a través de un comunicado las pintadas con símbolos falangistas realizadas en la Euskal Etxea de Madrid.

Para la formación jeltzale lo sucedido tanto en sus tres sedes vizcainas como en la Euskal Etxea de Madrid, “son hechos vergonzosos, inaceptables e incompatibles con las vías políticas y democráticas, y están fuera de tiempo, lugar y entendimiento” y están realizados por “dos polos radicales que se atraen y se retroalimentan en su fobia a la democracia” “.

Para la formación jeltzale, los autores de las pintadas en ambos casos, “ni ven ni quieren ver que la sociedad demanda construir en vez de destruir, dialogar en vez de confrontar, y respetar en vez de insultar”. “Esta vez, se han unido las dos caras de la misma moneda para ir en contra de la democracia y la libertad”, señalaba el partido dirigido por Andoni Ortuzar. - N.G.

Juicio en parís