Mesa de Redacción

Imposición

Por Ana Úrsula Soto - Viernes, 25 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Imposición es la palabra de moda en Navarra estos días entre la oposición al Gobierno foral. No, no es una manifestación contra el euskera, sino contra la imposición de esta lengua que hace el Ejecutivo de Barkos, alegan como motivación de la protesta convocada para el 2 de junio contra la política lingüística desplegada en estos últimos tres años. ¿Imposición? La realidad es que no es obligatorio conocer la lengua de Pedro Axular y Bernat Etxepare -nacidos en Urdazubi y Sarasketa, respectivamente- para acceder a un puesto en la Administración foral. Pero se confunde, de manera premeditada, mérito con requisito. El primero se premia, el segundo es indispensable;y el euskera se valora como mérito (también el inglés, el francés u otro idioma sin que nadie salga a la calle para protestar). Tampoco es imposición que los carteles, documentos públicos, etcétera sean bilingües con dos lenguas oficiales, siempre hay alternativa a elegir la manera en que uno se comunica. ¿Siempre? No, precisamente son los euskaldunes de Navarra los que ver mermado su derecho a comunicarse en la lengua que elijan. Pero queda un año para las elecciones y no se les ha ocurrido otro tema mejor que sacar la lengua a pasear para dañar al Gobierno foral. ¡Qué pena!, porque quien más pierde es la convivencia en una comunidad que vive con naturalidad su diversidad y su propia cultura.

Secciones