Desde la Avenida de Tolosa

“Aquí, no pasa nada”

Por Adolfo Roldán - Viernes, 25 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

En un acto del PP de Madrid, celebrado en 2009, el hoy vicesecretario de Comunicación del Partido Popular encandiló a sus oyentes cuando aseguró que venía encantado de EEUU porque “allí la mentira no se tolera y aquí, en cambio, no pasa nada”. El publico jaleó al dirigente popular por sus sinceras y doctas palabras, fruto de una cuidadosa formación conseguida en Harvard, Aravaca y zonas del entorno. En primera fila, según muestran los vídeos del mitin, estaban Rajoy, Granados, Ignacio González, Esperanza Aguirre y más conspicuos que se partían las manos de tanto aplaudir. Casualmente, ocho años después, un 26 de julio de 2017, Mariano Rajoy tuvo que acudir a declarar como testigo por el caso Gürtel, a petición de la Asociación de Abogados Demócratas de Europa (Adade). Con un formato cargado de privilegios, Rajoy reiteró en siete ocasiones que él nunca se ocupó de las cuestiones económicas del partido. Como los otros dirigentes y exdirigentes comparecientes (Álvarez Cascos, Javier Arenas, García Escudero, Ángel Acebes, Jaime Mayor Oreja y Rodrigo Rato) negó tajantemente que su formación recibiera donativos ilegales de empresarios, la existencia de una caja b, y el cobro de sobresueldos en dinero negro. Supongo que al bajar del estrado, sería recibido por los suyos con golpecitos en la espalda y parabienes. Ahora sin embargo la sentencia de la Audiencia Nacional sobre la trama central del caso Gürtel no solo considera “probada la existencia de la caja b en el PP, sino que también cuestiona la credibilidad de Mariano Rajoy y de los otros dirigentes citados “cuyo testimonio no parece como suficientemente verosímil para rebatir la contundente prueba existente sobre la caja b del partido”. La teoría de que Gürtel era una cacería contra el PP, o de que los papeles de Bárcenas eran una falsificación, y que la destrucción de los discos duros a martillazos fue mero reciclaje, se ha caído a trozos. Próximamente habrá nuevos capítulos y todos señalarán a Rajoy. Pero “aquí, no pasa nada”.

Secciones