Dos estrellas en Kiev

liga de campeones la ambición de ronaldo y el olfato de salah, protagonistas en la final

Viernes, 25 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

madrid - Cristiano Ronaldo y Mohamed Salah irrumpirán en el estadio Olímpico de Kiev como dos de las piezas de la final a tener muy en cuenta como referentes influyentes de los dos aspirantes al título de la Liga de Campeones.

El Liverpool y el Real Madrid aspiran a engrandecer sus respectivos historiales con el triunfo en Ucrania. El desafío individual, sin embargo, lo acaparan el astro luso y el egipcio. Por trayectoria y por la reputación ganada a lo largo del año.

Kiev aloja el reto entre la ambición sin límites que acapara Cristiano Ronaldo y el anhelo por el reconocimiento que persigue Salah, el futbolista de moda en lo que va de curso, acaparador de méritos y motivo de elogios.

En el peor de los casos, Salah va a cerrar el curso con 44 goles en los 51 partidos que ha disputado antes de la cita de Kiev. Treinta y dos de ellos en la Premier, donde ha jugado 36 partidos, se ha erigido en el máximo goleador y ha sido nombrado el mejor de la temporada. En su año de debut con el Liverpool en Europa acumula once tantos. Uno en la ronda previa contra el Hoffenheim y diez en la Liga de Campeones, donde es el segundo mejor anotador, solo superado por Cristiano, que llega a la final con quince dianas.

El año de la explosión definitiva de Mohamed Salah Ghaly, de 25 años, coincide con la prolongación de la excelencia de Cristiano, que en febrero pasado cumplió 32.

Lejos de advertir declive alguno, el futbolista de Madeira, prolonga su acomodo en el olimpo del fútbol que comparte con Leo Messi. Convencido de la necesidad de adaptación en el campo y de la dosificación de esfuerzos, Cristiano Ronaldo llega a la final europea con 44 goles los mismos que Salah, pero en 42 partidos, ocho menos que el egipcio.

El portugués, que tardó en poner en marcha sus cifras, siempre estuvo afinado en Europa. Es el único hasta ahora que marcó en todos los partidos de la fase de grupos. De hecho, a excepción de la eliminatoria de semifinales contra el Bayern, anotó siempre en la presente Champions.

Representa Ronaldo la consolidación y la insistencia en la cima frente la invasión, entusiasmo y aire fresco que proporciona el delantero africano a los nuevos tiempos. Moha Salah busca su acomodo en medio del absolutismo que acopia el binomio Cristiano y Messi. Ha sido encontrar el lugar idóneo y explotar las condiciones y el rendimiento que advertía.

Ha sido agitado el transitar por el fútbol de Salah, que firmó su primer contrato profesional con 14 años, con el Al-Mokawloon, donde empezó a jugar como lateral izquierdo, hasta que marcó un gol y falló cinco. La capacidad de desborde y la rapidez que mostró cambiaron la idea de su técnico. El jugador egipcio, que en la Premier ha mejorado los números de estrellas como Luis Suárez, Alan Shearer o el propio Cristiano en sus etapas en Inglaterra, probó suerte en Europa a la edad de 20, al Basilea suizo, donde permaneció dos temporadas antes de ser captado por el Chelsea. Con Jose Mourinho como técnico permaneció año y medio. Completó la segunda temporada cedido al Fiorentina. Y la siguiente, también prestado por el conjunto inglés, fue la que le llevó a la Roma. Sobresalió en este club, que le fichó definitivamente y donde solo permaneció dos cursos.

Y es que el gran nivel que ofreció en Italia no pasó desapercibido para el Liverpool, que pagó el pasado verano 42 millones de euros a la Roma. Ahora su valor se ha multiplicado. Es un aspirante al próximo Balón de Oro.