El 0,7% de los niños de entre 7 y 9 años de Gipuzkoa tiene autismo

Expertos advierten de que es más “frecuente” de lo que se cree: “Significa que el equivalente atoda la población de Irlanda, Islandia y Luxemburgo” sufre esta enfermedad
Más de 9.000 escolares del territorio han participado en un estudio europeo

Jueves, 24 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

donostia - El coordinador del proyecto Asdeu (Trastornos del Espectro del Autismo en la Unión Europea, en sus siglas en inglés), Manuel Posada, advirtió ayer, junto al investigador Joaquín Fuentes, de que el autismo puede convertirse en “un problema de salud” si la Comisión Europea no asume que este trastorno se tiene que afrontar también desde el ámbito sanitario.

Posada presentó en el Parlamento Vasco un avance del estudio que ha liderado Asdeu encargado por la Cámara europea hace tres años para conocer las necesidades de las personas afectadas por autismo, la prevalencia de este trastorno, las políticas públicas necesarias para afrontarlo y los cuidados y apoyos que requieren estas personas.

Este estudio fue encargado por la Comisión Europea al Instituto de Salud Carlos III, que ha liderado el proyecto en el que han participado 22 grupos de investigación de catorce estados miembros de la UE. En el Estado español el estudio de campo se ha realizado en Gipuzkoa.

En el estudio de campo realizado en territorio guipuzcoano participaron 108 centros educativos, 661 profesores y un total de 9.138 escolares, y su conclusión es que la prevalencia del autismo es del 0,7% en los niños de este territorio entre los 7 y los 9 años, explicó el investigador de este proyecto, Joaquín Fuentes.

El estudio en Gipuzkoa también determina que el autismo tiene un origen neurobiológico y no está causado por aspectos familiares y sociales, que cada persona con este problema es diferente y que es “más frecuente” de lo que se piensa. En Europa la prevalencia está en torno al 0,6% y el 1,1%. “El 1% a nivel europeo significa que el equivalente atoda la población de Irlanda, Islandia y Luxemburgo tiene autismo”, advirtió Fuentes.

Se requieren apoyos individualizados, especializados y basados en la evidencia científica para su tratamiento a lo largo de las distintas etapas de la vida para que cada afectado tenga un máximo desarrollo vital, inclusión social y calidad de vida, concluye la publicación.

Fuentes, que reclamó un plan vasco de autismo, explicó que en Euskadi hay aproximadamente 2.500 niños menores de 18 años con autismo y 15.000 adultos, a los que hay que añadir los familiares, por lo que en total la población vasca afectada por este trastorno es de 60.000 personas.

detección precoz Manuel Posada expuso la dificultad que hay para diagnosticar tempranamente el autismo y reclamó más formación para los profesionales de la salud, para cuidadores y para familiares porque “cada niño es un mundo” y porque no hay “pruebas diagnósticas que se puedan aplicar para detectar estos trastornos.

También destacó la necesidad de una financiación pública adecuada para el autismo, mayores apoyos a la autonomía personal y social de los afectados y mejorar los cuidados y el acceso a ellos.

“El apoyo de los estados miembros de la UE es fundamental”, insistió.

Según una declaración del Parlamento Europeo, los efectos del autismo, que aparece en la primera infancia, pueden variar desde una deficiencia leve a grave de la capacidad de una persona para comprender información cotidiana, comunicarse e interactuar socialmente.

Los resultados del estudio se presentarán a finales de junio y ayer, en una exposición en Vitoria a la que asistieron varios consejeros del Gobierno Vasco, así como la diputada de Políticas Sociales de Gipuzkoa, Maite Peña, y parlamentarios, Posada avanzó que a principios de julio los promotores del proyecto pedirán en la Comisión Europea que el comité directivo de prevención y promoción de la salud adopte para el año 2019 “que el autismo es un problema que se tiene que afrontar también desde la salud”.

Si esto no ocurre, subrayó, el autismo puede convertirse en “un problema muy serio” para estas personas en la UE.

Actualmente no hay cura para el autismo, pero se ha demostrado que el tratamiento precoz e intensivo puede ayudar a superar los síntomas y mejorar el nivel de autonomía de las personas que lo padecen.

No obstante, el Parlamento Europeo reconoce que la detección precoz “sigue siendo deficiente” por lo que apuesta por el diseño de estrategias integrales que respondan a los retos a los que se enfrentan estas personas. - N.G./Efe

el estudio, en cifras

108

xxxx

9.138

14