PDeCAT y ERC optan por el silencio

Los nacionalistas se abonan a la prudencia y reconocen que los PGE
son malos para Catalunya

Jueves, 24 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Donostia - Los partidos soberanistas catalanes prefirieron eludir realizar una valoración sobre la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado de Rajoy, para los que los cinco votos del PNV resultaron indispensables pese a que aún se mantiene en vigor la intervención de la autonomía de Catalunya, que era una de las condiciones de los jeltzales para no dar su respaldo. PDeCAT y ERC guardaron silencio aunque el portavoz de los neoconvergentes, Carles Campuzano, dejara bien claro que sus “adversarios políticos” no eran los nacionalistas vascos, sino “quien ha puesto en marcha el 155”. O, lo que es lo mismo, el PP, el PSOE y C’s.

“Es un mal presupuesto para Catalunya. Quizá sea uno bueno para Euskadi, pero será el PNV quien lo valore”, señaló Campuzano, quién prefirió pasar de puntillas sobre los votos brindados al PP y centrarse en el Gobierno, que tiene la “responsabilidad” de que el nombramiento de los consellers del president Torra siga bloqueado. Al hilo de las declaraciones de Aitor Esteban, que calificó de “inminente” el levantamiento del 155, rehusó valorar la apreciación del orador jeltzale.

Por el contrario, el portavoz de ERC, Joan Tarda, guardó silencio a la salida del Hemiciclo nada más acabar las votaciones del presupuesto. Quien sí lo hizo fue su compañero de bancada Gabriel Rufián. Vía Twitter, recordó una conocida frase del expresident Jordi Pujol, que resumía con la expresión “peix al cove -similar al pájaro en mano, en castellano-” cuando arrancaba alguna competencia a Madrid tras negociar con el Gobierno de turno. Rufián escribió “PNVeix al cove”. - N.G.