Conte acepta “con reservas” la propuesta de Mattarella para que forme gobierno

Giuseppe Conte resume a los periodistas su conversación con el presidente, Sergio Mattarella. (Foto: Efe)

El cuestionado profesor de Derecho dice querer un “Gobierno del cambio” y confirma la posición europea de Italia

Jueves, 24 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Roma - El jurista Giuseppe Conte aceptó ayer formar Gobierno en Italia apoyado por el Movimiento 5 Estrellas (M5S) y la Liga Norte (LN) y confirmó “la posición europea” del país, con prioridades en materia presupuestaria, migratoria y bancaria.

Conte, un experto en Derecho de 54 años prácticamente desconocido para la opinión pública, recibió ayer miércoles el encargo del presidente Sergio Mattarella, con el que se reunió durante casi dos horas en la sede de la Jefatura del Estado, el Palacio del Quirinale. Una reunión de casi dos horas a la que Conte acudió solo, a bordo de un taxi y entrando a pie al palacio con una carpeta con documentos bajo el brazo.

El candidato llegó después de que su extenso y brillante currículum fuera puesto en entredicho por medios que aseguraban que no había realizado o impartido varios cursos de los que daba cuenta en prestigiosas universidades de todo el mundo. La polémica parece no haber influido en la decisión de Mattarella y ahora Conte, que aceptó “con reservas” como dicta la praxis, deberá regresar ante el jefe del Estado, una vez que se haya reunido con las fuerzas políticas, para presentarle sus ministros.

Tras el encuentro, Conte realizó una breve declaración en la que se le pudo escuchar en público prácticamente por primera vez y en la que explicó que abordaron “la fase delicada y comprometida” en la que se encuentra Italia y los retos que la esperan”, de lo que dijo ser “consciente”. Pero también subrayaron “la necesidad de confirmar la posición europea e internacional” del país, declaró Conte, a sabiendas de que le apoyan dos partidos euroescépticos.

Así, entre las prioridades que afrontará “inmediatamente”, citó “las negociaciones en curso sobre el Presupuesto de la Unión Europea (EU), la reforma del derecho de asilo” para inmigrantes, batalla de la Liga Norte, y “la culminación de la unión bancaria”.

“Mi intención es comprometer a fondo el Ejecutivo sobre este terreno construyendo las alianzas oportunas para que la dirección en marcha refleje el interés nacional”, destacó.

Por otro lado, 80 días después de las elecciones del 4 de marzo, Conte consideró que “el país espera justamente el nacimiento de un Ejecutivo así como respuestas” por lo que defendió el programa consensuado por el M5S y la LN, al que aseguró haber contribuido.

“Pretendo dar vida a un Gobierno de parte de los ciudadanos y que proteja sus intereses”, afirmó este profesor de Derecho, que se presentó emocionado como “el abogado defensor del pueblo italiano”.

“En mi vida he defendido muchas causas, espero ahora defender los intereses de todos los italianos, en todas las sedes, europeas e internacionales, dialogando con las instituciones europeas y los representantes de otros países”, subrayó.

Conte deberá ahora reunirse con los partidos y presentar al presidente Mattarella una lista de ministros, algo en lo que los analistas ven un posible escollo pues la LN pretende dar el Ministerio de Economía a un conocido crítico del euro, Paolo Savona. Tras “deshacer las reservas” con la presentación de los ministros se procederá entonces con el juramento, el intercambio de poderes con el Gobierno que le ha precedido, del Partido Demócrata (PD), y al voto de confianza de los dos tramos del Parlamento, la Cámara de Diputados y el Senado.

Esto último podría producirse entre el martes y el miércoles de la próxima semana, según calculó ante los medios el portavoz del PD en el Senado, Andrea Marcucci, tras una reunión de jefes de bancada de las distintas fuerzas políticas de la Cámara Alta.

Dudas sobre su legitimidad En Italia muchos son los que dudan de la legitimidad de Conte, un técnico sin experiencia política, y los analistas sospechan que al final su gestión llevará el compás que marquen el líder del M5S, Luigi di Maio, y el de la Liga, Matteo Salvini. Este último le defendió y dijo que no será “un mero ejecutor” de las prioridades del gobierno, sino que “deberá ser independiente”.

Por su parte, Di Maio salió al paso de las críticas al señalar que será “un primer ministro político”, respaldado por 17 millones de votos, los que suman estas dos fuerzas críticas con el sistema.

El nuevo Gobierno de Italia, que se está prefigurando ya tras el encargo hecho ayer al jurista Giuseppe Conte para que asuma como primer ministro, será una experiencia completamente inédita en el país, pues por primera vez dos fuerzas políticas atípicas llegan al poder para experimentar sus postulados.

El nuevo Ejecutivo estará formado por el Movimiento 5 Estrellas (M5S, nacido en 2009 como fuerza antisistema), y la Liga Norte, que de partido separatista ha pasado a ser el defensor del identitarismo italiano con matices ultraderechistas.

Este experimento gubernamental no será solo por la alianza entre dos partidos para gobernar, que es algo que suele hacerse en el país, sino porque para ambos será prácticamente su primera experiencia en el poder y les une solo un “contrato programático” diseñado en diez días.

A este gobierno se llega con una Liga Norte que ha eliminado su indicación geográfica del nombre en las pasadas elecciones para convertirse en solo la Liga, un partido nacional y euroescéptico después de que naciese en 1991 como partido separatista y federalista y con el eslogan Roma ladrona o Más lejos de Roma, más cerca de Europa. Su dominio territorial en el norte del país hizo que el magnate Silvio Berlusconi y su recién nacido Forza Italia les incluyera como socios de Gobierno en 1992, si bien sería la misma Liga la que le haría caer dos años más tarde.

Por su parte, el M5S nace de las mentes del gurú de la comunicación Gianroberto Casaleggio, fallecido en 2016, y de Beppe Grillo, cómico y agitador social, con el objetivo de crear “una libre asociación de ciudadanos” y de acabar con los privilegios de la “casta” política. En 2007 Grillo convoca su famoso Vaffanculo day donde se comienza la recogida de firmas para presentar una ley al Parlamento en la que se incluye la prohibición de entrar en el Legislativo a quien tenga condenas políticas o un límite de dos legislaturas. El M5S se fundaría en 2009 con gran éxito en las urnas. - Efe

De Canadá a Bruselas

Secciones