El PP establece un cortafuegos para aislarse de su exdirigente

Génova suspende de militancia a Zaplana e incide en que lleva años apartado de la dirección del partido

Miércoles, 23 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - Establecer distancias y dejar claro que hace años que no está en la dirección ejecutiva del partido. Esa fue la reacción del PP tras la detención de Eduardo Zaplana, un arresto que causó sorpresa en algunos de los responsables populares -Íñigo Méndez de Vigo- , indiferencia en otros -Rafael Hernando- y nada que comentar en el máximo responsable -Mariano Rajoy-, que se negó a hacer declaraciones. Por su parte, la ministra de Defensa y secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, pidió que “actúe la Justicia, que es lo que tiene que hacer”.

De entrada, el PP acordó la suspensión de militancia de Eduardo Zaplana, así como de Joaquín Barceló, exdirectivo de Terra Mítica y detenido en la misma operación policial. La decisión fue adoptada por el presidente y por el secretario del Comité Nacional de Derechos y Garantías del PP, Alfonso Fernández Mañueco y Juan Carlos Vera, respectivamente.

Desde la oposición, el líder del PSOE, Pedro Sánchez, vio en la detención de Zaplana “otra muestra de la corrupción que el PP esparce por todas las instituciones”. En su cuenta oficial en la red social Twitter, el líder de los socialistas señaló que cuatro expresidentes autonómicos del PP se han visto “salpicados” por escándalos de corrupción y tres de ellos están siendo investigados (Ignacio González, Alberto Ruiz- Gallardón y Cristina Cifuentes). “Hace tiempo, esos gobiernos fueron iconos de la gestión del PP. Hoy son el símbolo de más de 20 años de la peor política”, escribió.

Por su parte, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera señaló que “lamentablemente, nos hemos acostumbrado a estas malas noticias”. “Es una mala noticia para España en términos de corrupción y credibilidad que afecta al crédito de la política, de las instituciones y de la democracia”, apostilló.

En esta línea, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, ironizó sobre la detención, subrayando en que se trata de “otro caso aislado” de corrupción en el PP. “Una (detención) más. Zaplana, Soria, Aguirre, Granados, González, Bárcenas, Camps... Casos aislados”, comentó con sorna en los pasillos del Congreso. - N.G.