Balance

La ilusión se transformó en profunda decepción

La Real firma una deprimente temporada al fracasar en la Copa, frustrarse el sueño europeo y no cumplir las expectativas en la Liga, en la que ha acabado duodécima

Ramón Sánchez - Miércoles, 23 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - El fracaso en el que se ha convertido la temporada que acaba de finalizar comenzó, quizás, con la maldita predicción de Lorenzo Juarros. El entonces director deportivo de la Real habló de títulos, en los albores de la campaña, a la hora de referirse a los objetivos planteados. Una profecía, secundada después por los propios rectores del club txuri-urdin, que no solo no se cumplió, sino que acabó por remover las estructuras deportivas del primer equipo y que se cobró las víctimas de Eusebio Sacristán (destituido) y del propio Loren (presentó su dimisión).

A la mala trayectoria liguera, competición en la que el conjunto guipuzcoano ha mirado más hacia abajo que hacia los puestos europeos en los que se fijaron las expectativas;se unió el histórico fracaso en la Copa, con la eliminación ante un representante de Segunda B, el Lleida, tras ganar 0-1 en la ida;y la frustrante caída en los dieciseisavos de final de la Europa League frente al Salzburgo, equipo que no demostró ser superior pese a alcanzar las semifinales. Consecuencia todo ello de una pésima planificación deportiva.

En el torneo doméstico, tras comenzar de líder al ganar en las tres primeras jornadas al igual que el Real Madrid, que fue quién le arrebató este privilegio en la cuarta, el camino empezó a torcerse hasta que el Consejo de Administración decidió dar un cambio de rumbo después de la derrota en Anoeta frente al Getafe (1-2), en la jornada 29. En un domingo negro, el 18 de marzo, la directiva txuri-urdin presidida por Jokin Aperribay tomó la decisión de prescindir de los servicios de Eusebio;lo que coincidió con la dimisión irrevocable de Loren.

Un giro de tuerca tardío que sirvió a los dirigentes realistas para poner al frente de la nave a Imanol y nombrar después a Roberto Olabe como director de fútbol de la Real. O lo que es lo mismo, otorgarle todos los poderes en el ámbito deportivo de los que no gozó en la etapa anterior, cuando decidió dejar su cargo a los pocos meses de ser nombrado.

Con Imanol al frente, la Real comenzó a carburar y en el tramo final del campeonato, en un total de nueve jornadas, firmó su mejor racha de la campaña. De esta manera, con el oriotarra como director de orquesta, el cuadro realista ha conseguido maquillar sus números y terminar en la duodécima posición de la tabla clasificatoria. Incluso la formación donostiarra llegó a estar cerca de alcanzar el séptimo puesto que le hubiera concedido el último billete europeo. Pero, en el momento clave, cayó derrotada en el Pizjuán contra el Sevilla, que al final ha sido el que se ha apoderado de la mencionada plaza.

Illarra, el más utilizado Illarramendi, que será el nuevo capitán, ha sido el jugador que más minutos ha disputado en la recién acabada Liga, con 3.164 minutos, seguido de Odriozola (2.918) y Oyarzabal (2.776).

El once tipo teniendo en cuenta los minutos disputados sería el formado por Rulli;Odriozola, Diego Llorente, Raúl Navas, Kevin Rodrigues;Illarramendi, Xabi Prieto, Zurutuza;Canales, Willian José y Oyarzabal.

Willian ha sido el máximo goleador del equipo en el campeonato liguero, con quince dianas (a los que hay que añadir las cinco que logró en la Europa League). A continuación, en el capítulo realizador, se situaría Oyarzabal, con doce (más dos en Europa), en un gran curso en el que se ha destapado en la faceta anotadora. Y Juanmi, con ocho (más uno en Europa y otro en la Copa), sería el tercero.

Debut de Gorosabel Un total de 25 jugadores han participado esta temporada: todos los de la primera plantilla, además de Gorosabel, que ha sido el único potrillo en debutar en Primera División. Además, también han acudido a convocatorias del primer equipo otros dos jugadores del Sanse: el centrocampista Ander Guevara, que cumplió su sueño de debutar en la Copa, y el portero Zubiaurre.

Y, por último, este ejercicio será recordado por las despedidas: las añoradas de Xabi Prieto y Carlos Martínez;la de Vela, en diciembre;y la traumática de Iñigo en enero a golpe de talonario. Un año, por tanto, con pocas cosas para recordar. Ahora solo queda ilusionarse con el nuevo proyecto de Asier Garitano.

Clasificación

12º

El equipo txuri-urdin acabó la temporada en el duodécimo lugar, muy por debajo del objetivo marcado de volver a jugar en Europa.

Las marcas

Máxima victoria en casa. 5-0 contra el Deportivo de La Coruña.

Máxima derrota en casa. 1-3 ante el Real Madrid.

Máxima victoria fuera. 2-4 también frente al Deportivo de La Coruña.

Máxima derrota fuera. 3-0 contra el Levante.

Mejor racha ganadora. Tres victorias consecutivas.

Peor racha perdedora. Cuatro derrotas consecutivas.

Mejor racha no perdiendo. Cuatro partidos imbatida la Real consecutivos.

Peor racha no ganando. Cinco partidos sin ganar consecutivos.

Máxima racha empatando. Dos empates consecutivos.

Máxima racha no empatando. Nueve partidos consecutivos sin empatar.