El Banco de España sostiene que la recuperación se ha basado en recortes salariales

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, en una imagen de archivo. (Foto: Efe)

Defiende alargar la edad de jubilación, no ligar pensiones al IPC y subir el IVA

Miércoles, 23 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

dOnostia - El Banco de España sostiene que la ganancias de competitividad de la economía española han recaído más en el ajuste de los salarios que en el de márgenes empresariales, debido a la “fuerte” destrucción de empleo en los primeros compases de la crisis, y a la moderación salarial en todo el periodo posterior.

En su informe anual, el último del mandato de Luis María Linde hecho público ayer, la autoridad monetaria indica que estas circunstancias han permitido a España restaurar, en su mayor parte, la competitividad perdida frente a los demás países de la eurozona, medida a través de los niveles de los Costes Laborales Unitarios (CLU) relativos.

El banco explica que antes de la crisis los costes laborales de España superaban en un 22% los de la eurozona y ahora solo están un 5% por encima. En cambio, en términos de excedente unitario -márgenes empresariales- la pérdida de competitividad en la etapa expansiva tuvo una magnitud similar a la de los CLU, pero la corrección posterior ha sido mucho menor.

El Banco de España explica que la “escasa corrección” de los márgenes empresariales en la recuperación puede obedecer “a la falta de competencia” de determinados sectores productivos. En concreto, afirma que durante el periodo de la crisis, la necesidad de muchas empresas de mejorar su posición financiera en un contexto de encarecimiento y menor disponibilidad de recursos ajenos pudo justificar el aumento de márgenes unitarios.

Además, el informe defiende que se fomente el trabajo más allá de la edad de jubilación, que las pensiones no se liguen al IPC y que se llevan a cabo subidas en el IVA.

riesgos en el futuro Así, el Banco de España considera que el elevado nivel de deuda pública y el envejecimiento de la población son los principales desequilibrios que ponen en riesgo el futuro de la economía española, a los que suma el alto desempleo, la ineficiencia del mercado laboral y la falta de productividad.

La entidad enmarca la persistencia de estos desequilibrios en un entorno político en el que la situación de Catalunya sigue siendo un riesgo a la baja y en el que la fragmentación parlamentaria resta iniciativa para acometer reformas de calado. Sobre el elevado endeudamiento público, destaca que absorbe recursos que podrían destinarse a fines más productivos.

Por el lado de los ingresos dice que hay margen para aumentar el IVA y los impuestos especiales, en particular los medioambientales, porque la imposición al consumo tiene menos peso sobre el PIB en España que en la media de la UE, mientras que por el lado del gasto también ve margen para avanzar en una mayor eficiencia.

Del reto que implica el envejecimiento hace hincapié en que cualquier nueva reforma de las pensiones debe mantener un “mecanismo de ajuste automático” que garantice las pensiones a futuro, además de aumentar la transparencia del sistema y reforzar su contributividad (relación entre contribuciones y prestaciones). Añade que si no se mejoran muy significativamente los ingresos de la Seguridad Social será imposible mantener las tasas de sustitución actuales de las pensiones públicas (importe de la pensión respecto al último salario), cuyo descenso podría llegar a 20 puntos en 2060. - Efe

LAS RECOMENDACIONES

El riesgo de la deuda. El Banco de España considera elevado el nivel de deuda pública del Estado, que absorbe recursos que podrían destinarse a fines más productivos. Por ello pide, entre otras cuestiones, un incremento del IVA para aumentar la recaudación.

Población envejecida. Estima que el aumento de la esperanza de vida es otro de los riesgos que ponen en jaque la economía española. La Seguridad Social seguirá teniendo problemas para pagar las pensiones y, por ello, la entidad financiera considera necesario desligar la pensión del IPC y prolongar la vida laboral de los trabajadores más allá de los 67 años hacia los que está avanzando el sistema.

Secciones