"Fake news y cuentos chinos han existido toda la vida"

Ahora ampliados con las nuevas tecnologías, según Iñaki Gabilondo

Raquel de Blas/ Efe - Lunes, 21 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 09:53h.

Madrid. Cincuenta años de profesión a sus espaldas le sirven a Iñaki Gabilondo para afirmar que el fenómeno de las fake news no es nuevo ya que "la intoxicación, la mentira, el globo sonda y el cuento chino han existido toda la vida de Dios", pero ahora con mayor dimensión por las nuevas tecnologías.

Lo comenta en una entrevista con motivo del estreno de la tercera temporada del programa Cuando ya no esté. El mundo dentro de 25 años, que vuelve la próxima semana a #0 (Movistar+), y que para el veterano comunicador supone un "regalo de fin de carrera" que le da la oportunidad de satisfacer su "extensa curiosidad".

Con esta serie, Gabilondo (Donostia, 1942) intenta arrojar luz sobre las grandes incógnitas del futuro como el nuevo periodismo, convencido del "futuro" que le espera al oficio.

¿Cuál será el papel de los medios en ese futuro?

Los medios bastante tienen con ver cómo flotan en el cambio que se está produciendo delante de sus ojos. Yo no sé cómo van a sobrevivir, ni qué tipo de fórmulas van a encontrar, pero sé que el periodismo sí va a sobrevivir y con un gran futuro. La gente se ha dado cuenta de que necesita identificar las señales de valor. Ahora mismo recibimos tal cantidad de señales, que vamos a tener necesidad de saber dónde colocar la credibilidad, y eso transformará las cosas, pero asegurará la supervivencia del oficio.

En la entrega dedicada al nuevo periodismo charla con el director de The Washington Post , Martin Baron, que apuesta por recuperar los valores tradicionales del periodismo. ¿Comparte esta opinión?

Sí. Además, The Washington Post está metido, como todos los grandes periódicos, en un gran proceso de transformación. Pero Baron asegura que como hagamos muchas filigranas y se nos olvide que nuestro valor es la credibilidad y la independencia, estamos perdidos.

¿Cómo se recupera esa credibilidad perdida y la falta de confianza de la opinión pública?

Eso es lo que no sé. Yo intento vivir lo más seriamente posible mi trabajo y lo más decentemente posible, no tengo una receta universal. Lo que sé es que en estas transformaciones cada ser humano va a ser desafiado con nuevos interrogantes y a ver cómo los responde.

¿Cuáles son las grandes amenazas a las que se enfrenta el nuevo periodismo?

La primera gran amenaza es la de no encontrar la manera de sostener económicamente el tinglado, financiar una actividad objetivamente costosa como el periodismo. Y la segunda es la de creerse que solo se sobrevive ofreciendo a la gente espejuelos de colorines, mercancía muy ligera, muy a toda velocidad, muy de impacto fulminante...

¿Falta autocrítica?

El periodismo dice que hay que controlar el poder y así es, pero hay que controlar también al poder periodístico y no tenemos mucha práctica en eso.