GIPUZKOA BASKET

Chery redondea la fiesta (92-87)

La plantilla del Delteco GBC y varios aficionados posan en la cancha después de las celebraciones.

LA ACTUACIÓN DEL BASE PERMITE AL | GBC ganar al Joventut en un partido protagonizado por Asier de la Iglesia y afeado por Fisac, descalificado tras recibir dos técnicas

Néstor Rodríguez Gorka Estrada - Lunes, 21 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - Había mucho que celebrar en Illunbe y la fiesta acabó siendo completa. Era el día de Asier de la Iglesia, cuya simbólica presencia sirvió para concienciar sobre la enfermedad que padece, la esclerosis múltiple, y era el día para homenajear a un equipo y un cuerpo técnico que han logrado que el Delteco GBC selle una brillante y meritoria salvación en la ACB. Y ya puestos, era el día para tratar de conseguir la decimotercera victoria del curso, que supondría igualar la tercera mejor marca del club en sus diez años en la máxima categoría, dato que conviene subrayar porque la actual es la plantilla más barata con la que el GBC jamás ha competido en la ACB. Y hasta el resultado acompañó, consiguiendo esa decimotercera, ya que el conjunto de Porfi Fisac se impuso por 92-87 al Joventut gracias en buena medida a la inspiración anotadora de Kenny Chery, cuya segunda vuelta liguera está siendo espectacular y que ayer metió diez puntos en los últimos cinco minutos para tumbar la resistencia del Joventut.

Asier de la Iglesia saltó en el quinteto inicial ante el alborozo de los 4.110 espectadores que se dieron cita en Illunbe. El ala-pívot guipuzcoano, con esa sonrisa que le caracteriza, lanzó dos veces a canasta, fallando ambos intentos. Pero recibió una sincera ovación cuando fue suplido por Fede Van Lacke tras haber disputado dos minutos y 36 segundos en lo que fue su debut en la ACB. Su historia ha tenido una enorme repercusión, a la altura de su esfuerzo para dar a conocer la enfermedad y colaborar en la investigación. Si el gesto del GBC sirve para que la investigación sobre la esclerosis múltiple avance, bienvenida sea.

Se notó que ambos equipos llegaban con los deberes hechos a la cita, ya que jugaron sueltos, con mucho ritmo y juego alegre. Dominó casi siempre el Joventut, que hace un par de meses parecía casi sentenciado y que ha protagonizado una espectacular recta final de curso que le ha servido para salvarse. Los de Carles Durán llegaron a tener nueve puntos de ventaja (7-16) mediado el primer cuarto, pero el Delteco GBC reaccionó con la entrada de Danny Agbelese, cuyo rendimiento, como el de tantos otros en esta plantilla, ha estado muy por encima de lo esperado. El pívot, pese a sus carencias en el tiro, siempre ha respondido y ha sido un relevo más que fiable de Norel, que ayer tampoco jugó. Un triple de Fede Van Lacke, un par de acciones de Agbelese y el primer triple del día de Chery permitieron a los locales igualar a 33, aunque al descanso volvían a mandar los catalanes, guiados por Nico Laprovittola.

remontada sin fisac En la reanudación se mantuvo la igualdad hasta que el Joventut pegó un estirón en el marcador y se puso con 57-64, momento en el que llegó el único lunar negro del día: la descalificación de Porfi Fisac, que protestó y protestó a los árbitros hasta que le señalaron dos técnicas que significaron su exclusión. Lo cierto es que el técnico segoviano la tomó con los colegiados desde el primer cuarto y fue avisado en varias ocasiones. Hasta que le echaron, claro. No fue la mejor manera de cerrar el curso y quién sabe si su segunda época en el GBC, ya que el técnico segoviano primero filtró convenientemente las dudas sobre su continuidad y luego las ha expresado también de forma pública pese a tener contrato hasta 2019. Ayer, mientras se dirigía al túnel de vestuarios dirigiéndose aún de forma airada a los árbitros, recibió el apoyo del público, que lo considera el artífice del exitoso ciclo que componen el ascenso del pasado curso y la permanencia del actual, pero hay cosas que están por encima de los resultados deportivos.

Lo más curioso de todo es que el equipo pareció más suelto sin Fisac. Dirigidos por Sergio García y Bully Oyón, los jugadores locales pasaron del citado 57-64 al 73-70 que figuraba en el marcador a siete minutos de la conclusión del encuentro. Dos canastas seguidas del Joventut significaron el 73-74, que fue cuando surgió Chery, hasta entonces algo apagado, para tomar la iniciativa atacante y meter primero un triple y luego una canasta más adicional que dejaron el partido casi sentenciado (83-75) a menos de tres minutos de la conclusión.

Hubo tiempo incluso para que De la Iglesia regresara a la cancha y jugara diez segundos más, aunque no tuvo opción de tirar a canasta. El decimotercer triunfo de la temporada ya no se escapaba -de eso se encargaron el propio Chery (18 puntos en total) y Dani Pérez, muy solvente en la dirección- y tanto la afición como los jugadores, que acabaron manteando a Fisac, pudieron celebrar el colofón a una temporada que ha superado todas las expectativas y que tendrá su último capítulo el jueves en Fuenlabrada.

Secciones