politika

Iglesias y Montero someterán sus cargos a la decisión de las bases de Podemos

Pablo Iglesias e Irene Montero, en la rueda de prensa en la que denunciaron el acoso mediático que sufren a raíz de la compra del chalet. (Foto: Efe)

Creen que su credibilidad está en juego y denuncian una “violación de su intimidad” por la polémica tras la compra de su chalet

“Desde el momento en que en este debate hay dirigentes de mi partido, tenemos que dar la cara” “Con Pablo y conmigo se han cruzado todos los límites. No le deseamos una situación así a nadie”

Domingo, 20 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

madrid - El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y la portavoz en el Congreso, Irene Montero, anunciaron ayer que someterán sus cargos y su continuidad como diputados a la decisión de las bases tras la polémica suscitada por la compra de un chalet.

Ambos políticos comparecieron en una rueda de prensa en la que señalaron que consideran que se ha abierto un debate sobre su credibilidad y que se han traspasado “todos los límites posibles de la intimidad”.

“¿Consideras que Pablo Iglesias e Irene Montero deben seguir al frente de la secretaría general y de la portavocía parlamentaria de Podemos?”, será la pregunta a la que podrán responder con sí o no las bases de la formación morada.

La decisión de ambos, que en otoño serán padres de mellizos, se produce después de que se hiciera pública la compra de una casa unifamiliar en la sierra norte de Madrid y la hipoteca de 540.000 euros que habían solicitado al 50% para pagarla.

El próximo lunes se darán a conocer los detalles y los diferentes aspectos de la consulta, según indicó Iglesias, que aseguró que, ante el debate que se ha abierto sobre su credibilidad, lo sensato es que la decisión la tomen quienes les colocaron en los puestos en los que están: “Si nos dicen que hemos de dimitir, nos iremos”.

Iglesias considera que esta consulta será un buen precedente, aunque admitió que no pensaba que la cuestión de la compra de su chalet fuera a generar un debate tan grande.

polémica inesperada Así, el líder de Podemos aseguró que no creía que el hecho de “querer criar a los hijos” que van a tener “en un contexto un poco más tranquilo” pudiera suponer un debate que haya puesto en cuestión su “credibilidad”. “Desde el momento en que en esta cuestión hay dirigentes de mi partido, tenemos que dar la cara”, señaló.

Iglesias se refería así a las declaraciones del alcalde de Cádiz, José María González, Kichi, respecto a que el código ético de Podemos “no es una formalidad, sino el compromiso de vivir como la gente corriente para poder representarla en las instituciones, y supone renunciar a privilegios como el exceso de sueldo”.

Montero señaló al respecto que Kichi tendrá la oportunidad de expresar su opinión en la consulta que realizarán a las bases. “Cuando decidimos meternos en política (...), sabíamos a lo que nos enfrentábamos. Con nosotros no funcionan ni han funcionado nunca las mismas reglas que funcionan con otras fuerzas”, señaló, recalcando que con Iglesias y con ella se han cruzado “todos los límites”.

La portavoz de Podemos señaló que ambos creen que han actuado de forma “coherente y responsable” con lo que son y con el código ético de su formación y que, aunque les gustaría seguir en sus responsabilidades, no les corresponde a ellos decidir.

Antes de la rueda de prensa, Podemos había enviado a sus inscritos un correo electrónico en el que denunciaba una campaña de “acoso y destrucción reputacional” a raíz de las informaciones sobre el chalet.

“No te metas en política. No te metas en Podemos. Ya has visto lo que les hemos hecho a Irene Montero y a Pablo Iglesias, y el siguiente puedes ser tú”, señala de forma irónica el mensaje, titulado No te metas en política: primer aviso.

Montero recalcó que estos días han perdido toda su intimidad con decenas de fotos de la casa, datos exactos de su localización, programas televisivos con diseñadores de interiores y analistas económicos opinando sobre la hipoteca, además de fotografías a la salida del hospital tras visitar al ginecólogo. “No le deseamos esto a nadie”, afirmó. - Efe

martínez maíllo

Secciones