El pistolero de la escuela de Texas asume los delitos que le imputan

Un defensa de los Texans de Houston pagará el funeral de los diez jóvenes asesinados

Domingo, 20 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Austin/Houston - El FBI informó ayer de que “llevará tiempo” la investigación sobre el tiroteo de este viernes en la escuela secundaria de la localidad texana de Santa Fe, en el que murieron diez personas y otras tantas resultaron heridas.

El FBI indicó, por su parte, que “la escuela sigue siendo una escena del crimen”, por lo que pidió “evitar la zona”. Por el momento, con la investigación en curso, se desconocen las motivaciones que llevaron a Dimitrios Pagourtzis, de 17 años y alumno del centro, a cometer esta matanza contra sus compañeros.

Pagourtzis compareció en la noche de ayer por primera vez ante un juez para hacer frente a los cargos que se le imputan, asesinato y ataque contra agentes del orden. Esposado, rodeado de funcionarios de prisiones y con la mirada en el suelo, el joven reconoció en una breve intervención los delitos que se le imputan, así como su identidad y dirección actual como parte preliminar del caso, antes de que el magistrado le leyera sus derechos.

“Sí señor”, murmuró ante la pregunta sobre si quería solicitar un abogado designado por el tribunal. “No, señor”, respondió cuando se le interrogó sobre si tenía pendientes otras causas o estaba en régimen de libertad bajo fianza por delitos previos. Tras esta vista, Pagourtzis fue llevado de nuevo a su celda en la prisión texana de Galveston, en la que se encuentra aislado a la espera de continuar con su proceso judicial, en el que se expone potencialmente a una condena a cadena perpetua.

El viernes por la mañana, el presunto asesino acudió armado con una escopeta y una pistola, además de varios artefactos explosivos caseros, a su escuela en la ciudad de Santa Fe, una localidad en el área metropolitana de Houston con 12.000 habitantes.

Por su parte, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, envió ayer condolencias a los familiares y amigos de Sabika Sheikh, una adolescente paquistaní de 17 años que figura entre las víctimas mortales. Sheikh participaba en un programa de intercambio estudiantil desde agosto y estaba a días de regresar a su país, informó el Ministerio de Exteriores de Pakistán. “La muerte de Sabika y la de las otras víctimas es devastadora y motiva un profundo duelo tanto aquí en Estados Unidos como en Pakistán”, añadió.

Pompeo confirmó que Sabika participaba en el programa Estudio e Intercambio Juvenil (YES, en inglés), patrocinado por el Departamento de Estado estadounidense, y gracias a ello “ayudó a construir lazos entre Estados Unidos y su Pakistán nativo”.

El portavoz del Ministerio de Exteriores paquistaní, Mohammad Faisal, confirmó también la “trágica muerte” de la adolescente y aseguró en Twitter que la noticia es “descorazonadora”. La estudiante “tenía un vuelo de regreso para el 9 de junio a Pakistán”, según indicó un funcionario del programa YES en Pakistán.

Reacciones Así mismo, el defensa de los Texans de Houston J. J. Watt tuiteó: “Absolutamente terrorífico” y anunció que se hará cargo de los gastos de los funerales de los alumnos asesinados en el centro escolar. El pasado agosto Watt comenzó una recaudación de fondos que recaudó más de 37 millones de dólares para los afectados por las trágicas y desastrosas inundaciones causadas por el huracán Harvey. Por su parte, los Texans mostraron su pesar y agradecieron “a los valientes que respondieron primero, oficiales de la ley, y personal médico. La familia de los Texans orará por nuestros vecinos”.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, calificó el tiroteo como “uno de los ataques más atroces que hayamos visto en la historia de las escuelas de Texas”. - Efe