Bog@ndo por la red

A tope con la burbuja inmobiliaria

Por Iker Merodio - Sábado, 19 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Atope con la burbuja inmobiliaria

El chalet de 600.000 euros de Pablo Iglesias e Irene Montero está sirviendo para que algunos se caigan del guindo y a otros se les caigan las caretas. Quienes lo defienden con ahínco o son fácilmente manipulables o son manipuladores de libro. No creo que se encuentre en el primer grupo Juan Carlos Monedero, que insistía en Twitter en la magnífica operación financiera de los Iglesias-Montero con los mismos argumentos que hincharon la burbuja inmobiliaria. Un ejemplo de coherencia política y social donde los haya.

Sí, es así de fácil

El affaire del chaletazo con piscina para hacer la revolución en la tumbona también nos ha servido para rescatar un ramillete de tuits muy interesantes. Por ejemplo, el de Alberto Sotillos: “La explicación correcta era: La hemos comprado porque podemos y nos daba la gana, el error fue criticar a quienes lo hicieron antes como si en su caso fuera reprobable. Fin”. Asumir eso es difícil, pero más lo es intentar que nos creamos que su caso es diferente a los que ellos mismo criticaron no hace tanto.

¡Claro que los otros temas importan!

Se quejaba Monedero, también otros muchos, de que estamos hablando demasiado del chalet y la hipoteca de medio millón de euros y que por eso no lo hacíamos de la licenciatura en entredicho de Pablo Casado, de la corrupción o de Palestina. Si lo hacemos es por el mismo motivo por el que Monedero e Iglesias hicieron un carrerón en los medios: comentar las contradicciones y los vicios de los políticos es más fácil y divertido. Incluso cuando ellos son los protagonistas. Por eso les fue tan bien y, ahora, tan mal.