ekonomia

La marcha por las pensiones del 26M gana un nuevo apoyo

La Asociación Guipuzcoana de Jubilados y Pensionistas reconsidera su decisión de no asistir

M. Mariscal Javi Colmenero - Sábado, 19 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:04h.

donostia - La Asociación Guipuzcoana de Jubilados y Pensionistas Agijupens, que en principio no iba a estar presente en la manifestación que se celebrará el próximo 26 de mayo en defensa de unas pensiones dignas, ha reconsiderado esta decisión y ayer anunció que respaldará la convocatoria y estará presente en la marcha que recorrerá las calles céntricas de Donostia.

Su portavoz, José Agustín Arrieta, consideró que si bien el Gobierno español y el PNV han cerrado un acuerdo que significa “un paso importante” y fue la razón de rechazar su asistencia a la movilización del 26 de mayo, la Junta Permanente Provincial y la Junta Directiva han concluido que “este tema hay que cerrarlo bien”.

Como aspectos inseguros, citó que todavía no se ha conseguido la garantía de que a partir de 2019 la subida de las pensiones esté equiparada al IPC. A esta cuestión añadió que “el factor de sostenibilidad sigue ahí, y es algo que tiene que desaparecer”.

Arrieta, en cambio, expresó el parecer de Agijupens respecto a situar como cantidad mínima a percibir por una pensión de 1.080 euros para considerar que “es difícil de aplicar”. En este sentido, advirtió de que instaurar esta medida en Euskadi conllevaría que el Gobierno Vasco incorporara 2.000 millones de euros a los presupuestos.

“Tengamos en cuenta que esto supone un tercio de los presupuestos de Osakidetza”, calculó, para preguntarse después “¿Habría que recortar servicios sociales?”. Como respuesta, señaló que “las reivindicaciones han de ser realistas y viables”.

alternativa La Asociación Guipuzcoana de Jubilados y Pensionistas piensa que la revalorización de las pensiones “es un derecho que no tendría que estar condicionado a la situación económica” pero se mostró a favor de vincularlo al IPC porque “parece que es lo que caracteriza a los países de Europa”.

No obstante, afirmó que si las circunstancias permitiesen subir las pensiones por encima del IPC, tendría que aplicarse una subida diferencial de forma proporcional de las pensiones más bajas a las más altas, para realizar un reparto equitativo.