Última batalla por la décima

zeljko obradovic, con el fenerbahçe, y el real madrid buscarán mañana ampliar su palmarés en la euroliga

Roberto Calvo - Sábado, 19 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:04h.

donostia - Belgrado asistirá mañana a la última batalla por la Décima. Zeljko Obradovic, al frente del Fenerbahçe, y el Real Madrid buscarán colocar ese número redondo en su palmarés de la Euroliga en una final de altísimos vuelos al que llegan, probablemente, los dos equipos en mejor forma ahora mismo en el torneo. Los turcos son los campeones y han ido ajustando su plantilla de la manera que le gusta a su entrenador para llegar a punto a la cita clave. Y los blancos, después de tantas lesiones, han llegado al Stark Arena con su plantilla entera, salvo Kuzmic, y capacitada para adaptarse a cualquier formato.

El CSKA Moscú arrancó con un gran ritmo y un Higgins desatado lo que le permitió llegar al final del primer cuarto con una ventaja de 30-20. Era un duelo entre los dos mejores ataques de la Euroliga y, como suele ocurrir, lo ganó el que encontró la manera de contener a su rival. Antes, había que meter puntos y el Real Madrid, lastrado su marcador por sus catorce tiros libres fallados, dio la vuelta a la situación al inicio del segundo cuarto con una racha de triples y 17 puntos en menos de tres minutos para un parcial de 17-4 que dejó tocados a los rusos.

Tras el descanso, llegaron los mejores minutos defensivos de los de Pablo Laso, más por inteligencia que por intensidad. Funcionó la orden de desconectar a Nando de Colo y un muy discreto Chacho Rodríguez y el Real Madrid pudo recuperar balones y correr en transición para romper la solidez del CSKA Moscú. Con un quinteto que el técnico apenas tocó en diez minutos, y eso es destacable, los madridistas se fueron por encima de los diez puntos tras un parcial de 0-13. Carroll había hecho su trabajo, Causeur apareció en el tercer cuarto y entre Ayón y Tavares cerraron los caminos al aro que solo encontraba Hines.

Doncic y Llull dirigieron con cordura y determinación cuando hizo falta y Thompkins y Rudy rescataron rebotes decisivos cuando el CSKA se colocó un par de veces a distancia de una canasta. Pero los rusos, que perdieron muy pronto a Voronsevitch por un golpe en el hombro, fueron ayer un equipo previsible, a ratos plano, cuando se quedó sin la inventiva de Rodríguez y De Colo, cuyos triples llegaron muy tarde. El gigante ruso cayó por tercera vez en cuatro años en semifinales y el Real Madrid se metió en la final tres años después.

sufre el fenerbahçe Los turcos sufrieron para ganar (76-67) y meterse en su tercera final consecutiva ante un Zalgiris Kaunas que nunca dio su brazo a torcer, pese a que tardaron más de cinco minutos en meter su primera canasta y más de 25 en anotar su primer triple. Los de Obradovic dominaron el marcador, pero tuvo que ser Ali Mohammed, con 19 puntos en apenas doce minutos, el que desatascara un duelo marcado por dos defensas muy físicas. Los lituanos llegaron a colocarse a dos puntos al final del tercer cuarto, pero les faltó oficio para derribar el muro turco.

Secciones