Una inyección para nuevas inversiones

el campo de fútbol 7 de aretxabaleta recibe 400.000 euros gracias al remanente del cierre del presupuesto de 2017

Un reportaje de Anabel Dominguez - Viernes, 18 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

El campo de fútbol 7 que albergará la campa enclavada delante del polideportivo, el asfaltado de calles y mejoras en los parques infantiles serán algunas de las actuaciones que se acometerán este año, gracias a una inyección de más de 1,5 millones de euros procedentes del remanente de tesorería que arroja el presupuesto de 2017. La liquidación positiva de las cuentas públicas del pasado ejercicio da vía libre a algunos proyectos que no estaban previstos dentro de las inversiones recogidas para 2018, según explicó ayer el alcalde aretxabaletarra, Unai Elkoro.

El cierre presupuestario de 2017 se elevó a la sesión plenaria celebrada en la tarde del miércoles, en la que se dio luz verde a la correspondiente modificación de créditos que permitirá afrontar distintas intervenciones a lo largo de este año. Votaron a favor de este punto el equipo de Gobierno (PNV) y el PSE-EE, mientras que EH Bildu se abstuvo (el edil de Irabazi no estuvo presente).

Del superávit generado en las cuentas de 2017 -1.557.972 euros (entre otras cosas, las arcas locales recibieron 700.000 euros más de lo previsto en concepto de ingresos)-, un total de 1.162.300 euros se destinarán a nuevas inversiones, así como a ampliar la dotación económica de algunas actuaciones ya contempladas para 2018. Los casi 400.000 euros restantes se reservan “a modo de colchón” de cara al próximo año.

campo y asfaltado En la distribución de este remanente, cerca de 400.000 euros van a parar al campo de fútbol 7 que ocupará parte de la zona verde situada junto al polideportivo Ibarra. El proyecto para esta nueva instalación está listo, así que el siguiente paso será sacar a licitación las obras, que tienen un coste de algo más de 380.000 euros, de los que la UDA se ha comprometido a aportar 100.000 euros. Sobre el resto de usos que se encajarán en la citada campa, el primer edil explicó que están “estudiando diferentes opciones”.

El plan de asfaltado, por su parte, se embolsa 275.000 euros que se suman a los 200.000 que están asignados en los presupuestos del presente ejercicio. Se llevarán a cabo, de este modo, trabajos de reforma del firme en la calle Errekabarren, en el trayecto que discurre entre la sucursal de Caja Laboral y el paso de cebra emplazado a la altura del antiguo convento. En este entorno también se acondicionará el tramo de acera pendiente de ejecutar al inicio de la calle, concretamente frente a la parada de autobuses, que a día de hoy obliga al peatón a pasar entre los coches estacionados. Esto traerá consigo una reorganización de las plazas de aparcamiento, que pasarán a ser de línea.

Se asfaltará, asimismo, la calle Loramendi desde la rotonda hasta la zona de Araba Etorbidea. Además, tal y como avanzó Elkoro, el Consistorio está valorando sustituir el firme deteriorado de la calle Bizkaia e introducir algunos cambios para favorecer el tránsito peatonal. Aunque todavía no está decidido, se baraja la idea de convertir la calle en sentido único para los coches que recalen en ella desde Araba Etorbidea, y cerrar el acceso desde Loramendi Kalea.

parques infantiles y consistorio Otros 50.000 euros se otorgan a la rehabilitación del mirador y posterior pintado de la fachada de la parte trasera del edificio consistorial, y 20.000 euros más se gastarán en arreglar el bar del hogar del jubilado Basotxo. Una partida de 9.300 euros se empleará para hacer el diagnóstico que anticipará al proceso participativo que va a desarrollarse con los adolescentes.

Por otro lado, los parques infantiles añaden 20.000 euros más a los 30.000 que estaban guardados, para renovar, principalmente, el suelo de las áreas de Txarapea, Larriño y Lausitta (en algunos casos se realizarán mejoras en los juegos). El programa de prevención en drogodependencias se lleva 8.000 euros (los 2.000 de 2018 se agotaron en abril), y por último, otros 300.000 euros recibe el capítulo del crédito global para hacer frente a las necesidades que vayan surgiendo.