El juez del recurso de ‘La Manada’ asegura que no le afecta la presión

Joaquín Galve, presidente del Tribunal Superior de Justicia de Navarra.

El presidente, Joaquín Galve, afirma que el juez que emitió el voto particular se siente “perseguido”

Enrique Conde - Viernes, 18 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

PAMPLONa - El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN), Joaquín Galve, afirmó ayer que los integrantes de la Sala de lo Civil y Penal, que él preside, sienten “presión” a la hora de resolver los recursos de las partes a la sentencia que condena a los integrantes de La Manada a nueve años de cárcel por un delito de abuso sexual y les absuelve de agresión sexual. “Para ser sinceros, preferiríamos no tener esta presión, pero una cosa es que la sintamos y otra cosa es que nos llegue a afectar o que esto se pueda traslucir en una resolución nuestra”, afirmó Galve, al ser preguntado si los cinco miembros de la Sala de lo Civil y Penal se sienten presionados. Al ser cuestionado por si esta presión la perciben solo de la calle o también por parte del Ministerio, afirmó que desde la cartera de Justicia o desde el Consejo General del Poder Judicial “no hemos tenido ningún tipo de presión”. “La única presión es la presión mediática y todo depende ya de cada uno de lo que pueda atender a los medios de comunicación o depende de qué medios se puedan leer”, señaló.

Además, comentó que esta misma semana estuvo en un par de ocasiones con los tres jueces que integran la Sección Segunda de la Audiencia de Navarra, tribunal que dictó la resolución, hablando “no precisamente de la sentencia, sino de otras cuestiones” y afirmó que “lógicamente están afectados”. Y también declaró que “como en toda la judicatura en general” los ánimos en la Audiencia navarra, tras la polémica suscitada por la sentencia de La Manada, están “alterados”, aunque espera que “poco a poco” la cosa “irá remitiendo”. “Si hablamos de violencia de género, que no era el caso de este asunto, que se instruyó en un juzgado de Instrucción, los tres jueces de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Navarra son los que conocen los temas de violencia de género y tienen hecha la formación en esta materia”, subrayó.

Galve lamentó que, desde el primer momento, “muchísima gente, ciudadanos anónimos o no tan anónimos”, sin conocer “absolutamente nada del contenido de la sentencia”, hicieron declaraciones “que están fuera de lugar”, incluidas las del ministro de Justicia, Rafael Catalá. La declaración de Catalá sobre el juez González, dijo el presidente del TSJN, “en su momento dolió”, porque “precisamente es el ministro de Justicia;si fuera el de Fomento o de Cultura, la cosa sería distinta”, aunque prefirió “no incidir en el tema ni volver a recordarlo”.

Sobre el juez Ricardo González, que emitió el voto discrepante, aseguro Galve que se han superado “ampliamente” los límites de la crítica y el magistrado se siente “perseguido”. Galve manifestó que el juez González, del que se han filtrado datos de su carrera profesional e incluso de sus bajas médicas en los últimos años, se siente “perseguido” y consideró que “motivos no le faltan” porque hay personas que se están dedicando a “escudriñar” su vida. No obstante, agregó, “según él dice, y yo tampoco evidentemente lo conozco, no tiene nada que ocultar, nada que esconder, con lo cual parece que está tranquilo”.

respuesta de CATALÁ Aludido por las respuestas de Galve, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, aseguró ayer por la tarde en Zaragoza que los jueces que han dictado la sentencia han actuado con independencia y sin presiones, si bien advirtió de que, además de garantizarse la independencia judicial, en España también está garantizada “la libertad de expresión o la crítica dentro del respeto institucional”. Catalá subrayó que “el poder judicial es absolutamente independiente”, lo que significa que “cuando un juez va a dictar una resolución en un caso del que es competente nadie le presiona ni le dice cómo debe aplicar la ley”. “Eso es la independencia judicial, cosa distinta es luego la opinión o la crítica que puede merecer la actuación de los tribunales”.

Secciones