C’s y UPN amenazan las cuentas de Rajoy por su antagonismo con el PNV

Esparza dice que no hay acuerdo y que el escollo “se llama PNV”, y Rivera ataca los compromisos sobre el cese del 155

Míriam Vázquez - Viernes, 18 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - Al Gobierno español se le han abierto varios frentes en las últimas horas que añaden tensión a la negociación presupuestaria y que provocaron que ayer nadie se atreviera a dar por sentada la aprobación del proyecto en la sesión plenaria del miércoles de la próxima semana. El principal escollo al que se enfrenta Mariano Rajoy es, sobre todo, la posición de UPN, que se declara incompatible con el PNV y está amagando con provocar la prórroga. El presidente español cuenta ahora mismo con aprobar por la mínima los presupuestos, con 176 votos, de manera que el desmarque de los dos diputados del regionalismo navarro sería fatídico para su proyecto. Por otro lado, y en menor medida, Ciudadanos le está presionando para que mantenga el artículo 155 de la Constitución española en Catalunya y no levante la suspensión de su autogobierno. Ayer se reunió con Rajoy y se marchó de manos vacías, asegurando que confía en que su resistencia no se deba a un pacto con el PNV en el marco de los presupuestos, un aviso que en algunos ámbitos políticos se recibió como algo inquietante. Rajoy espera salvar estos obstáculos con gestiones internas para tranquilizar a sus socios de investidura.

La comisión de presupuestos del Congreso de los Diputados celebró ayer su última sesión, donde los grupos transaccionaron varias enmiendas con el PP, incluidos UPN y Ciudadanos. Las votaciones se han venido produciendo a horas intempestivas y de manera caótica. UPN y C’s todavía tienen margen para provocar la caída del proyecto en la votación en Pleno de la próxima semana, el miércoles.

Existe una tercera amenaza para los presupuestos de Rajoy. El artículo 155 se levantará cuando se conforme un nuevo Govern en Catalunya, pero no está garantizado que esa fotografía pueda producirse antes del miércoles porque el president Torra estudia nombrar como consellers a cargos soberanistas en prisión, lo que va a requerir un permiso judicial y quemar una serie de etapas que podrían no cumplirse a tiempo para la votación presupuestaria en Pleno. El PNV no pactará las cuentas con el 155 en vigor.

En esta situación de incertidumbre, el grupo vasco prefiere asumir un perfil muy bajo y no comunicar las enmiendas parciales que le ha aceptado el PP, al margen de las ya conocidas sobre la subida de las pensiones y el Centro Memorial de Víctimas del Terrorismo. Se están filtrando todo tipo de enmiendas transaccionales, pero el PNV no quiere vender un logro que después pueda quedar en agua de borrajas porque caigan los presupuestos. Una de las propuestas más potentes por las que han pugnado los jeltzales en Madrid es la operatividad durante 24 horas para el aeropuerto de Foronda. Las últimas informaciones que ha tenido este periódico apuntan a que el PP ha transaccionado esta propuesta, pero los jeltzales no aclararon si lo ha hecho en los términos exactos en que lo planteó el grupo vasco.

los argumentos de upn y c’s UPN, que además ha sido el socio electoral del PP en las generales, ha pedido a Rajoy que se comprometa por escrito a no “mercadear” con los presos y a no sentarse con los gobiernos de la comunidad autónoma y Nafarroa a debatir la política penitenciaria. Esa es su condición para aprobar las cuentas y la ha presentado como una línea roja que va a mantener hasta el final. Ayer mismo, apareció en varios medios de comunicación una filtración que apuntaba a que el Gobierno español está recabando información sobre varios presos para revisar su situación. En ese contexto, el presidente de UPN, Javier Esparza, aseguró ayer que “se está avanzando en lo que tiene que ver con las enmiendas pero hay algún escollo”. “Cuando digo escollo, es escollo, y ese escollo se llama Partido Nacionalista Vasco”, lanzó. Según dijo, “es muy difícil hacer coincidir en un mismo espacio al PNV y a UPN”. “Creo que el PP tiene que analizar donde está, qué quiere, y a día de hoy no tiene un acuerdo con UPN. Vamos a ver cómo termina pero, a día de hoy, no tenemos acuerdo”, recalcó.

También ayer, el presidente español recibió en la Moncloa a Albert Rivera para abordar la situación catalana. Ciudadanos le exigió mantener el 155 para controlar las finanzas, la acción exterior, TV3 y los Mossos d’Esquadra. Rajoy recordó a Rivera que el acuerdo alcanzado en el Senado obligaba a levantar el artículo nada más constituirse un nuevo Govern. El líder de la formación naranja aseguró que el PNV no puede seguir “marcando la agenda política nacional”.

Albert Rivera prometió “todo el apoyo” de Ciudadanos si Rajoy decide actuar en Catalunya en lugar de “salir corriendo”, pero no quiso aclarar qué decisiones tomará si el 155 se levanta. Para Rivera, el cese del artículo está directamente vinculado con las condiciones que ha fijado el PNV para apoyar los presupuestos, de manera que en algunos ámbitos se especula ya con que deje caer las cuentas. La relación entre ambos partidos no atraviesa su mejor momento, sobre todo en la Comunidad de Madrid, donde el PP coloca a C’s detrás de las informaciones contra Pablo Casado.