EUROLIGA

4 reyes en busca de corona

CSKA, Fenerbahçe, REAL MADRID Y ZALGIRIS PELEAN DESDE HOY POR LA GLORIA EN BELGRADO

Oscar San Martín - Viernes, 18 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

vitoria - Una de las grandes capitales del baloncesto como Belgrado coronará este domingo al nuevo rey de Europa. Ausente un Baskonia al que el vigente campeón apartó de su sexta Final Four en el último momento o los dos clásicos griegos, ha quedado configurado uno de los carteles más atractivos de los últimos años. El majestuoso Kombank Arena, con una capacidad para más de 20.000 espectadores, reúne desde hoy a los cuatro mejores equipos de la presente edición continental.

La identidad de tres aspirantes (CSKA, Fenerbahçe y Real Madrid) no ha sorprendido a casi nadie por presupuesto, calidad de plantilla y experiencia en estas lides. Sí ha resultado chocante el histórico billete de un conmovedor Zalgiris que no figuraba en ningún pronóstico previo antes del arranque y, sin embargo, se ha colado casi dos décadas después con todo merecimiento en la reunión más elitista del Viejo Continente tras despachar en el cruce de cuartos al Olympiacos con el factor pista en contra.

El conjunto lituano parte como clara víctima en la primera semifinal (18.00 horas) ante el todopoderoso Fenerbahçe, que aspira a revalidar el título del pasado ejercicio justo a escasos kilómetros de la casa de Zeljko Obradovic. El laureado serbio busca añadir su décima Euroliga a un palmarés incomparable. Enfrente tendrá a uno de sus mejores discípulos en el Panathinaikos. Sarunas Jasikevicius, de largo el técnico más cotizado en estos momentos del panorama continental y al que muchos colocan en el banquillo del CSKA en el caso de que Dimitris Itoudis no consiga levantar el título en tierras serbias, ha conducido al Zalgiris hacia un hito histórico.

Con el canadiense Kevin Pangos como prolongación sobre la pista, Saras ha hecho del báltico un grupo aguerrido, mecanizado y extremadamente sólido que ha resistido con entereza durante muchos meses en la zona noble de la competición. Muchos intuyeron que terminaría viniéndose abajo con el paso del tiempo, pero nada más lejos de la realidad. El Fenerbahçe, que se ha rehecho de forma admirable a las sensibles bajas de Bogdan Bogdanovic y Ekpe Udoh, se perfila como un rival inalcanzable para los animosos lituanos. El cuadro turco es una máquina de competir y, posiblemente, aúna todos los ingredientes para ser el campeón de esta Euroliga.

A su consabida exuberancia física y su poderío defensivo con la táctica de los cambios automáticos, añade la madurez de varios jugadores como Kostas Sloukas, Brad Wanamaker, Nikola Kalinic, Nicolo Melli y Jan Vesely. La refrescante llegada de Marko Guduric, una de las revelaciones de la presente Euroliga, es otro de los avales del actual campeón. En definitiva, todo lo que no sea un triunfo de los otomanos sería considerado una monumental sorpresa.

itoudis se la juega La segunda semifinal, prevista a las 21.00 horas, es de signo más incierto. Se ven las caras dos colosos como el CSKA y el Real Madrid, que suman 16 Euroligas. La trayectoria de los rusos durante la fase regular ha sido más solvente, pero su rendimiento en el play-off origina muchas dudas y alimenta las esperanzas blancas de colarse en la gran final. El Khimki se vio claramente perjudicado por el arbitraje en dos de los cuatro partidos y el debate sobre la protección que la Euroliga dispensa al ogro presidido por Andrei Vatutin ha vuelto a avivarse en muchos lugares.

A su favor juega el hecho de que tanto Kyle Hines como Nando de Colo se han recuperado de sus respectivas lesiones y serán de la partida en Belgrado. El fornido pívot estadounidense y el elegante exterior francés conceden un plus al CSKA, donde la espada de Damocles se halla colocada sobre la cabeza de su entrenador. Tras la eliminación de la pasada campaña en semifinales ante el Olympiacos, Dimitris Itoudis se juega durante este fin de semana su cargo. El finiquito estará servido si no sale triunfador en Belgrado.

De ese estado de máxima necesidad del preparador heleno intentará aprovecharse el Real Madrid, otro asiduo de la Final Four durante los últimos tiempos. El cuadro de Pablo Laso ha vivido un ejercicio tormentoso por culpa de sus numerosos lesionados (Sergi Llull, Gustavo Ayón, Anthony Randolph, Ognjen Kuzmic...), pero ha ido de menos a más en la Euroliga dejando en la cuneta en cuartos al pétreo Panathinaikos tras sortear la desventaja de campo. La esperanza del técnico vitoriano -que no podrá contar con Facundo Campazzo- es que Luka Doncic destape el tarro de las esencias en la que puede ser su última presencia en un gran acontecimiento a este lado del Atlántico.

El niño prodigio esloveno aspira a aterrizar dentro de unos meses en la NBA con el título de rey continental bajo el brazo. Su duelo con el Chacho en la dirección promete deparar emociones fuertes. La magia del canario ha motivado que nadie se acuerde en Moscú de Milos Teodosic, un base al que el verano pasado tomó el relevo un fino estilista que convierte en oro cualquier balón. En definitiva, un espectáculo por todo lo alto el que se vivirá en Belgrado.