Madariaga y Arrate renuevan su lealtad a San Isidro

Festival de herri kirolak junto al santuario de Arrate. (Debemen)
El alcalde azkoitiarra, Javier Zubizarreta, conversa con vecinos de Madariaga delante del nuevo local social del barrio, inaugurado ayer.

El consistorio azkoitiarra aprovechó la jornada festiva de ayer para inaugurar el nuevo local social habilitado en el antiguo ‘perratoki’ de madariaga

Un reportaje de Jabi Leon - Miércoles, 16 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

como cada día 15 de mayo, los enclaves rurales de Madariaga (Azkoitia) y Arrate (Eibar) vistieron ayer sus mejores galas para celebrar una nueva edición de la festividad dedicada a San Isidro. Una vez más, fueron muchas las personas que se acercaron hasta los citados barrios para disfrutar de una jornada festiva en la que hubo actividades de diversa índole.

Como manda la tradición, los baserritarras de Debabarrena se citaron en Arrate para asistir a un oficio religioso que estuvo amenizado por trikitilaris y bertsolaris y que tuvo continuidad con un Aurresku, la insustituible procesión, una degustación de productos autóctonos, una comida de hermandad y una prueba de arrastre con bueyes.

Por su parte, los vecinos de Madariaga celebraron el día de San Isidro con más ganas que nunca. No porque el programa de actos fuera muy diferente al habitual, sino porque el Consistorio azkoitiarra aprovechó la jornada festiva de ayer para inaugurar (tras la misa y la procesión) el nuevo local social que ha acondicionado en el edificio que albergó el antiguo perratoki (taller del herrero) del barrio.

Para llevar a cabo la reforma integral del citado inmueble (propiedad de la parroquia) y su equipamiento ha sido necesaria una inversión de 178.250 euros, de los que 107.000 euros han sido financiados a través de una ayuda concedida por el Gobierno Vasco y los 71.250 restantes por el Ayuntamiento.

A partir de ahora, serán los vecinos de Madariaga los que se encargarán de gestionar el nuevo centro cívico del barrio, que ocupa una superficie de casi 120 metros cuadrados y que cuenta con un almacén, una sala de informática, una cocina, una sala de reuniones y un baño.

Secciones