PSE y Podemos intentan llevar el debate del estatus al terreno social

Los jeltzales Joseba Egibar e Iñigo Iturrate entran en una sala parlamentaria tras los socialistas Pastor y Corcuera. (Foto: Jorge Muñoz)

La Ponencia se reunirá hoy, y se prevé que PNV y Bildu coincidan en blindar los derechos

Míriam Vázquez - Miércoles, 16 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

Donostia - Los partidos vascos se reunirán hoy para abordar el Título Preliminar del nuevo estatus de autogobierno. Con seguridad se van a reproducir las discrepancias que ya afloraron en el debate del preámbulo, cuando los grupos trataron de perfilar el sujeto político legitimado para tomar decisiones, y cuando los socialistas rechazaron de plano la posibilidad de que Euskadi aumente su catálogo competencial y blinde su autogobierno con la percha de los derechos históricos, porque a su juicio es necesaria una reforma previa de la Constitución española. En cualquier caso, también es muy probable que comiencen a sentarse las bases para un consenso amplio, o incluso unánime, sobre el blindaje de los derechos sociales, un principio que aglutina a PNV, EH Bildu, Elkarrekin Podemos y PSE.

Este debate es la bandera política de los socialistas, que han planteado desde el primer momento que la negociación del nuevo estatus se centre en los servicios públicos y no en las reivindicaciones nacionales vascas. No obstante, todos los grupos llevan este principio en sus propuestas con mayor o menor desarrollo (salvo el PP, que no quiere reformar el Estatuto de Gernika). Elkarrekin Podemos también va a hacer hincapié en los derechos sociales bajo la consideración de que es el debate que va a generar un mayor consenso, y no el eje nacional. La coalición de izquierdas lleva varias jornadas tratando de atraer a los socialistas al acuerdo y evitando cerrar un acuerdo solo con el PNV y EH Bildu, que tendría un coste político importante para sus siglas en Madrid. Con independencia de las motivaciones de cada uno, es un hecho que la protección social une a todos los grupos, aunque PNV y EH Bildu no tienen intención de orillar el debate nacional, donde ven la clave para blindar las decisiones que se tomen desde Euskadi.

El vigente Estatuto menciona los derechos sociales en su artículo 9, pero fuentes del PSE consultadas por este periódico apuestan por una mayor concreción en el reconocimiento de los derechos subjetivos de la ciudadanía vasca para que ningún gobierno o mayoría parlamentaria puedan revocar en el futuro esas conquistas. En concreto, aluden al derecho a la vivienda, la renta de garantía de ingresos (RGI), la igualdad, el derecho a la participación en los asuntos públicos y una fiscalidad suficiente para garantizar los servicios públicos.

PNV, EH Bildu y Elkarrekin Podemos también piden el blindaje de los derechos. Escenificar un acuerdo en este sentido serviría a los grupos para aliviar la imagen de parálisis que puede estar proyectando la Ponencia en el debate del sujeto político. En cualquier caso, la discusión sigue ahí y va a ser el elefante en la habitación aunque se avance en otras cuestiones.

Elkarrekin Podemos recoge en su documento, al que ha tenido acceso este periódico, doce artículos para el Título Preliminar en los que pide que Euskadi tenga la consideración de “comunidad plural con carácter nacional”, recoger la condición administrativa de ciudadanía, los principios del pacto social (justicia, prosperidad y sostenibilidad), igualdad real y efectiva entre mujeres y hombres, principios del pacto de convivencia (pluralismo, diversidad y derechos humanos), los idiomas oficiales y el euskera como lengua propia, la delimitación administrativa de la comunidad (Araba, Bizkaia y Gipuzkoa), la relación con territorios con vínculos históricos y culturales, relaciones con la ciudadanía emigrada, Gasteiz como capital y el equilibrio territorial, los símbolos compartidos (ikurriña, himno y día festivo), y la eficacia territorial de las normas. Pidió aclarar dónde se va a situar el foco, “si en lo territorial-identitario, o en lo social”. A su juicio, el acuerdo plural es más difícil si se pone el foco en lo nacional.

la posición jeltzale El PNV ha llevado muy a gala su protagonismo en la puesta en marcha de los servicios sociales desde su mandato casi ininterrumpido en las instituciones vascas. Plantea hacer “referencia explícita a los derechos económicos, sociales y culturales reconocidos en las leyes dictadas por el Parlamento Vasco” para formular contenidos de “inequívoca proyección programática”. Además, a día de hoy, las suspicacias que despertó en el PNV la Ley de Vivienda son historia. Esa norma fue aprobada por el PSE, EH Bildu y UPyD, y provocó que los jeltzales alegaran dudas sobre la disponibilidad presupuestaria. Los principios que se invoquen en el estatus serán vinculantes para los poderes públicos, pero siempre deberán acotarse a través de una ley, de ahí que no tengan alcance infinito, algo que reconoce el PSE.

Referéndum sobre la bilateralidad. En sus propuestas para el Título Preliminar, Elkarrekin Podemos vuelve a decir que modificar el estatus de Euskadi a través de un Estatuto “no es posible”, y concreta que, aunque coincida “en la bondad del federalismo-confederalismo”, el instrumento para avanzar en ese terreno es una Ley de Claridad de inspiración canadiense.

Secciones