Desde la Avenida de Tolosa

El VAR y la CUP

Por Adolfo Roldán - Miércoles, 16 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

La FIFA aprobó en marzo durante su reunión celebrada en Bogotá el uso del VAR (sistema de videoarbitraje) para el Mundial de Rusia. Su uso se limitará a cuatro supuestos: gol sí o no, penalti sí o no, tarjeta roja directa y error de identidad. A mí me parece un acierto, porque se ganará en transparencia y se desmontarán las trampas a esos jugadores fulleros, especialistas en piscinazos dentro del área. Yo pediría a la FIFA que fuesen más espléndidos y aplicaran el VAR también en la política, para desautorizar a los políticos aprovechateguis. Ayer el diputado de la CUP Vidal Aragonés sacó tarjeta roja a Quim Torra por exigir, junto con Carles Puigdemont, diálogo y negociación al Ejecutivo central en un mensaje unitario desde Berlín. “Señor Rajoy -dijeron-, marque día y hora para el encuentro”. Y Torra añadió: “El primer objetivo del nuevo Govern es ofrecer diálogo franco y abierto al Gobierno Español”, mensaje enfatizado también por Puigdemont: “Señor Rajoy, acepte esta oferta para iniciar conversaciones en el respeto mutuo para hallar una solución política a este conflicto, ya que es imposible resolverlo en los tribunales”. Vidal Aragonés defendió que “el principal objetivo del Govern no es el diálogo con el Estado español, sino el ejercicio del derecho de autodeterminación”. El diputado anticapitalista, tras sacar tarjeta roja, añadió que la petición de diálogo es “una renuncia del nuevo president al mandato del 1-O”. Es esta una buena oportunidad para aplicar el VAR, y comprobar a quién se debe sacar la tarjeta de marras. El diálogo justo y ponderado es la base de la política y el fundamento de cualquier democracia, incluida la catalana y por supuesto la española. Cualquier renuncia al diálogo merece expulsión. Por cierto, que contra todo pronóstico, Rajoy ha recogido el guante y ha aceptado reunirse con el president electo de la Generalitat. “Por supuesto que voy a recibir al presidente de la Generalitat si él me lo pide, pero cualquier diálogo tiene que estar dentro de la ley”, ha dicho. Es una oportunidad de oro que no se puede desperdiciar.

Secciones