Las tres claves de Emery

Asier Garitano, en una rueda de prensa con el Leganés.

banquillo descartaría a la real por no competir en europa y estar lejos de su “reconocimiento económico”

Mikel Recalde - Miércoles, 16 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

donostia - Unai Emery volvió a su antiguo mensaje en una entrevista que concedió a El larguero de la Cadena Ser la noche del lunes. El hondarribiarra, al que no llegaron a preguntar en ningún momento directamente por el interés txuri-urdin por hacerse con su fichaje, estableció tres puntos para seguir una línea argumental propia de cara a decidir su futuro. En un mensaje bien preparado de antemano, el primer punto descarta a la Real: “Quiero mantener ese estatus deportivo en cuanto a Champions o Europa League, poder seguir compitiendo en Europa”. En el segundo, en cambio, encaja a la perfección: “Quiero encontrar calidad en mi trabajo, calidad en las condiciones de trabajo, de equipo, de centro deportivo completo. Sentirme a gusto y tener una calidad de vida. Para mí, es un 70% mi trabajo y un 30% que yo me encuentre a gusto”. Y el tercero que, aunque no lo diga, también excluye al club realista si se compara con su sueldo en el PSG: “Un apartado económico en el que tenga un reconocimiento”.

Dicho esto, casi a continuación, se dejó querer sin ser preguntado por ello: “Tengo mi círculo en Valencia, donde está mi hijo, y en Donostia, donde viven mi madre, mis hermanos y mis amigos. Y también tengo amigos en Madrid. Conozco la Liga española, me siento a gusto en ella y domino el idioma, por lo que no lo descarto. Estoy abierto a todo”.

Negó haber recibido una oferta del Arsenal, aunque no descartó recalar en la Premier. Eso sí, del PSG se lleva a su cuerpo técnico. No se queda ninguno: “Cuento mucho con mi cuerpo técnico, por respeto a ellos y a los años que llevamos trabajando juntos. No me veo capaz de tomar la decisión sin contar con ellos. Estamos hablando, explicándoles los pasos que quiero dar y quieren continuar conmigo”.

Lo que también pareció desechar el guipuzcoano es la opción de tomarse un año sabático, como apuntaban varias voces en París, aunque no ocultó que es “una posibilidad”, si no le convence nada.

Secciones