futura estación del TAV en Atotxa

Las obras de la nueva estación del TAV en Donostia arrancarán a finales de 2019

Fotomontaje del proyecto para la futura estación del TAV.

Las vías estarán a pie de calle y se conectarán a través de un vestíbulo subterráneo con luz natural
La terminal actual conservará la fachada y ganará dos pisos con la estética del prisma de Tabakalera
La plaza sobre las vías tendrá dos alturas

Arantzazu Zabaleta - Martes, 15 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - El Gobierno Vasco acaba de adjudicar el proyecto constructivo de la futura estación del TAV en Atotxa, Donostia, y confía en poder emprender las obras a finales de 2019. La consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia, presentó ayer los detalles de la futura estación junto al alcalde, Eneko Goia, y el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna. La solución finalmente elegida es fruto del acuerdo entre las tres instituciones y será ejecutada por Euskal Trenbide Sarea (ETS), dependiente del Gobierno Vasco, aunque el coste de la obra será recuperado vía Cupo.

La UTE Eptisa/Cinsa Ingeniería-Jon Montero será la encargada de redactar el proyecto constructivo de la nueva estación (por 861.000 euros más IVA) y cuenta con un plazo de diez meses para hacerlo. Será entonces cuando se pueda concretar el coste final de los trabajos y, también, la fecha prevista para su conclusión, aunque, previsiblemente, será antes del año 2023, fecha en la que las instituciones confían en completar la obra del TAV.

Tapia sí adelantó ayer, de todas formas, los detalles de la nueva estación y las principales novedades: la ampliación del edificio de la estación actual, un gran vestíbulo subterráneo que dará acceso a los andenes, situados a ras de calle, como en la actualidad, y la gran plaza en dos alturas frente a Tabakalera y sobre las vías. Además del pasadizo subterráneo actual entre el Centro y Egia, habrá dos nuevos pasos inferiores (uno más cerca de Gros y el otro junto a Tabakalera) que permitirán acceder a los andenes.

El edificio actual conservará su fachada, pero ganará dos plantas de altura que serán utilizadas para distintos servicios de Adif y para sus oficinas. Esas dos plantas superiores serán retranqueadas y su exterior será similar al del prisma de Tabakalera, en un intento por que ambos edificios “conversen”, según declaró Goia.

Desde la entrada principal o hall se podrá acceder, como en la actualidad, a los andenes más próximos de Cercanías, pero también se podrá descender al vestíbulo más amplio que se acondicionará en la planta soterrada. Para intentar que en ese vestíbulo no se sienta un efecto sótano, se permitirá la entrada de luz natural. Desde ese vestíbulo se podrá ascender hasta los distintos andenes de alta velocidad situados a ras de calle.

Esos andenes estarán cubiertos en toda la zona situada frente a Tabakalera y posibilitarán la creación de una gran plaza que conectará la institución cultural con el borde del Urumea, creando, así, otra entrada al edificio. Tapia explicó que una de las novedades del proyecto es que esa plaza tendrá una doble altura: la zona más alta estará retranqueada con respecto al nivel más bajo con el fin de no tapar la vista de la fachada de Tabakalera desde el río. También se ha decidido crear una especie de cubierta en el lado sur de la plaza.

seis vías De la Serna explicó, por su parte, que la estación contará con seis andenes, al igual que en la actualidad. Los exteriores tendrán un ancho mixto (el denominado tercer hilo que permitirá que los utilicen trenes con ancho ibérico e internacional) y podrán ser utilizados por los servicios de Cercanías y mercancías. Entre los cuatro centrales destinados a la alta velocidad, que tendrán el ancho estándar internacional, los dos más exteriores los utilizarán trenes pasantes de larga o media distancia, mientras que los dos interiores serán para los de media distancia que acaben su recorrido en Donostia.

Tanto él como Tapia recordaron, de todos modos, que trabajan también en la denominada variante de Astigarraga a Lezo (en el estudio informativo en la actualidad) para que los trenes de mercancías no atraviesen el centro de Donostia.

El proyecto prevé que se mantenga la marquesina actual de la estación y también la conocida como puerta de Brandemburgo frente al puente María Cristina. Tapia destacó, asimismo, su intermodalidad, puesto que permitirá acceder directamente a la estación de autobuses.

integración El ministro de Fomento incidió en que han sido cinco los criterios que han tenido en cuenta a la hora de definir la futura estación: su integración urbana, su intermodalidad, su funcionalidad, su sostenibilidad y la transformación tecnológica. “Se ha trabajado con lealtad y así se hacen mejor las cosas”, añadió en referencia a la colaboración entre las tres instituciones implicadas.

También Tapia destacó esa colaboración y, aunque más tarde de lo previsto, afirmó que “la Yvasca empieza a ser una nueva realidad” con el empujón de los últimos dos años.

El alcalde, por su parte, agradeció a Adif y al ministro que hayan dado facilidades para adaptar la estación a las demandas de la ciudad y consideró que la solución acordada cumple los objetivos y que será una estación “excelente” en el contenido y en la estética. Propuso además a De la Serna que la bautice con el nombre de Tabakalera. “En el siglo XIX el tren cambió la ciudad y en el siglo XXI el TAV va a suponer una revolución para Donostia y Euskadi”, añadió Goia.

los detalles

Las vías. La nueva estación del TAV contará con seis vías, al igual que la actual, ubicadas a ras de calle. Las dos exteriores serán de ancho mixto y podrán ser utilizadas por los servicios de Cercanías y de mercancías. De las cuatro centrales, de ancho internacional, las dos exteriores serán para trenes pasantes de larga y media distancia, y las dos interiores para los servicios que paren en Donostia.

Estación. Se accederá a la estación por una entrada o hall a ras de calle que sustituirá las instalaciones actuales. Desde ese hall se podrá acceder a los andenes más próximos de Cercanías y, también, al vestíbulo que se acondicionará en la planta sótano y que permitirá acceder al resto de los andenes de alta velocidad. Ese vestíbulo, de 2.612 metros cuadrados, tendrá luz natural para paliar el efecto sótano.

Terminal. El edificio actual será reconstruido y, aunque conservará la fachada actual, ganará dos plantas de 600 metros cuadrados, algo retranqueadas, y cuyo aspecto exterior seguirá la estética del prisma de Tabakalera para intentar integrarlo en el espacio. Esas plantas se utilizarán para distintos servicios de Adif y oficinas.

Pasos inferiores. Además del subterráneo actual que enlaza Egia con el Centro, se habilitarán dos pasos inferiores más: uno en el extremo más cercano a Gros y otro en el lado de Tabakalera desde los cuales se podrá también acceder a los andenes.

Plaza. La plaza que se creará sobre las vías y frente a Tabakalera tendrá 5.788 metros cuadrados y estará dispuesta a dos alturas, con intención de no ocultar tanto la fachada del edificio cultural a quienes lo miren desde el Urumea. También tendrá una zona cubierta.

plazos

2019. ETS acaba de adjudicar el proyecto constructivo, que deberá completarse en diez meses. Tras él se emprenderá el concurso público para encargar las obras que, si se actúa “con diligencia”, podrían arrancar a finales de 2019. Tapia no se atrevió a hablar de fechas concretas de finalización, que dependerán del proyecto constructivo, al igual que el coste final de los trabajos. Sí será la primera de las tres capitales de la CAV que emprenda las obras de la nueva estación de la alta velocidad y, en principio, la primera en estrenarla. En todo caso, llegará antes del 2023, fecha en la que las instituciones cuentan con completar el TAV.

Secciones