C’s, PSC y PPC auguran una “fractura social”

La líder de la oposición, Inés Arrimadas, durante la sesión de investidura. (EFE)

Los constitucionalistas alertan de los efectos negativos que tendrá el “nacionalismo excluyente” de Torra Avanzan la vuelta del artículo155 si el president no se atiene a la legalidad

I. Fradua - Martes, 15 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Donostia - Las formaciones constitucionalistas auguraron ayer que la legislatura será más bien corta si el president Quim Torra cumple su promesa de ir quemando etapas para construir la república catalana. Ciutadans, PSC-Units per Avançar y el PPC auguraron tiempos de ruptura social de Catalunya en dos bandos, nacionalistas y no nacionalistas, y alertaron a Torra de que retorcer la ley para avanzar en el soberanismo solo llevará a un camino que la Generalitat ya conoce: la aplicación del 155.

“Si alguna vez el independentismo pensaba que tenía alguna posibilidad de salirse con la suya, hoy la entierran con este señor”, vaticinó la portavoz de C’s, Inés Arrimadas. Con un tono bronco por momentos, desempolvó algunos de las opiniones del pasado de Torra para acusarle de “xenofobia, populismo y exclusión” en un momento en el que, a su juicio, Catalunya necesita recomponer los puentes rotos entre sus ciudadanos, y con el resto del Estado. “El nacionalismo excluyente (de Torra) no es la república para todos” que preconiza el recién elegido president. Arrimadas, de hecho, avanzó que será imposible que su formación apoye al Govern, ni siquiera en materias sociales. “Me encantaría, pero con usted creo que va a ser muy difícil, pero mucho. Solo hay que saber lo que piensa de millones de nosotros”, le espetó.

“La república no va a llegar”, adelantó Arrimadas, que tampoco se olvidó de Puigdemont, “un señor que ha dado un golpe de Estado y que está en Berlín huido de la justicia”, ni de el Gobierno de Mariano Rajoy, causante según sus palabras de la investidura de Torra por no recurrir la delegación de voto del expresident y del exconseller de Salud Toni Comín. Así, a Catalunya no le esperaría más futuro que un nuevo 155, ya que el president aspira sustituir al Govern “por un chiringuito: el Consell de la República” en manos de Puigdemont.

Si poco puede esperar Torra de Arrimadas, el socialismo catalán tampoco está por la labor de darle oxígeno. El líder del PSC, Miquel Iceta, instó al máximo mandatario del Govern a respetar las instituciones y la ley. “Si para hacer república hay que empequeñecer la nación, no nos sirve;si hay que romper la unidad civil, será nefasta, y si hay que romper las leyes, esto acabará como el rosario de la aurora, o sea, en batalla campal”, auguró. “Como no queremos otro 155, les alentamos a que no lo vuelvan a provocar” le invitó un Iceta que, al igual que Arrimadas, trajo a colación la labor de articulista de Torra que destila “supremacismo y etnicismo”.

“Está en su mano que el autogobierno no se tenga que volver a intervenir”, señaló por su parte el presidente del PP catalán, Xavier García Albiol, quien invitó a Torra a no seguir “instalado en el conflicto” de los “proyectos rupturistas” y recoger el guante lanzado por Rajoy en favor del diálogo. En todo caso, le advirtió de que las líneas rojas del Gobierno español son más que conocidas. Ley y Constitución. “¿Usted piensa que el presidente Rajoy va a negociar sobre cómo se trocea España? Ya la adelanto yo que no”, se cuestionó.

Secciones