Desde la Avenida de Tolosa

Reparto de hostias

Por Adolfo Roldán - Martes, 15 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

Todo empezó con la comunión del nieto de doña Rosario, la propietaria del restaurante Los Pulpos de Algeciras, y terminó con un reparto de hostias entre nueve guardias civiles del Grupo de Acción Rápida (GAR) y un grupo de comensales que celebraban con un condumio familiar la fiesta del comulgante. Debía ser un día jubiloso, como corresponde a fecha tan señalada en la bahía de Cádiz. Hacia las tres de la tarde, según deduzco, llegaron dos sargentos y siete agentes de la Guardia Civil, fuera de servicio, vestidos de paisano, para comer en otro restaurante del barrio de El Saladillo. Aparcaron sus coches, al parecer, en el parking de Los Pulpos o en una explanada que suelen utilizar los parroquianos del local. Al llegar la familia para festejar la comunión del chiquillo, algunos de ellos debieron de molestarse por la presencia de unos coches ajenos al restaurante que ocupaban plazas del aparcamiento. Para castigar la injerencia debieron situar una furgoneta de forma que impidiera la salida de los vehículos que ellos consideraron intrusos. Al volver de comer del restaurante vecino los nueve guardias civiles de paisano debieron reclamar que les facilitaran la salida de sus vehículos y ahí empezó la trifulca. El relato posiblemente contenga alguna inexactitud pero es lo que deduzco de lo publicado en los periódicos locales, donde destaca la versión oficial de una agresión grupal, realizada por posibles narcotraficantes que habrían identificado a los guardias civiles. Esta teoría fue más exagerada por varias cadenas de televisión y algunos medios importantes de prensa. En su paranoia llegaron a calificarlos de terrorismo, situando a cárteles del narcotráfico detrás, con armas de fuego. Ayer el ministro Zoido rebajó las teorías conspirativas, declarando que “el tumulto se originó antes de que supieran que eran agentes” e insistió en que “estamos hablando de un acto de vandalismo, de violencia callejera y tumultuaria que no tiene nada que ver con otras cuestiones (narcotráfico)”. Menos mal que Algeciras no está en Euskadi.

Secciones