Desde la Avenida de Tolosa

‘Voteman’ versus la CUP

Por Adolfo Roldán - Lunes, 14 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

Voteman fue un superhéroe danés, musculoso, peludo, promiscuo, violento y desagradable, que protagonizó un polémico vídeo de dibujos animados promovido por el Parlamento de Dinamarca en 2014 para animar a los jóvenes a votar en las elecciones europeas de mayo de aquel año. El superhéroe de marras se tomaba tan en serio su papel que era “capaz de abandonar incluso una orgía” para acudir a convencer a los electores de la importancia de votar, propinando si era necesario una paliza al ciudadano que se resistiera, depositándole sobre las urnas. Una voz en off explicaba que Voteman había sido antes un ciudadano cualquiera que se olvidó de ir a votar en unas elecciones. “Le costó una dura lección”, señala el locutor, “ya que no pudo influir en la protección del clima, en los subsidios agrícolas, los productos químicos, el reparto de juguetes a los niños necesitados, y (lo que es crucial en ese país nórdico) determinar la cantidad de canela permitida en los cinnamon rolls”. El vídeo costó 27.000 euros, y, aunque atrajo a más de 200.000 visitas en Youtube, fue muy criticado por su vulgaridad. El presidente del Parlamento danés, el socialdemócrata Mogens Lykketoft trató de justificarlo como un producto pretendidamente humorístico, pero finalmente se vio obligado a retirarlo. En democracia hemos convertido en convicción que “votar es un deber cívico” y que abstenerse es un signo incívico y síntoma de falta de solidaridad. Conviene recordar que votar es un derecho, no una obligación en España. Así lo dispone el artículo 50.1 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General al entender que la abstención es una opción tan legítima como el ejercicio del sufragio. La CUP decidió ayer por amplia mayoría abstenerse en la segunda sesión del debate que servirá hoy para investir a Quim Torra, como president. Muchos hubiéramos deseado una implicación mayor, pero ellos han preferido marcar distancia hasta comprobar si el discurso fueron solo palabras o contiene un compromiso real con el 1-O.

Secciones