Godard: “El cine es una pequeña Cataluña”

Dos periodistas siguen en Cannes la entrevista vía móvil que concedió Godard desde Suiza. (Foto: Efe)

El director francés presenta en Cannes ‘Libro de imágenes”, con referencias al conflicto catalán

Domingo, 13 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Donostia - “El cine como yo lo concibo es una pequeña Cataluña que tiene dificultades para existir”. Así de rotundo se mostró ayer Jean-Luc Godard durante una surrealista rueda de prensa a través de teléfono móvil, en la que los periodistas estaban en Cannes y él en su casa de Suiza. Godard explicaba así la frase “Homenaje a Cataluña”, que aparece en su película Livre d’image (Libro de imágenes), un collage de textos, imágenes y sonidos en el que el cineasta franco-suizo hace su particularísimo análisis de la realidad de hoy en día y con la que compite por la Palma de Oro de Cannes.

En un primer momento ese “Homenaje a Cataluña” se refería a la obra de George Orwell de 1938 sobre la experiencia del escritor durante la Guerra Civil, pero durante el montaje de su película “se produjeron los hechos de Cataluña”, por lo que finalmente se trata de una doble referencia, explicó Godard.

“Podríamos recordar a Orwell en la Cataluña de hoy”, agregó el cineasta, autor de títulos míticos del cine, como Al final de la escapada (1960) o Pierrot el loco ( 1965), una de cuyas imágenes ilustra precisamente el cartel oficial de esta 71 edición del Festival de Cannes. Un cineasta que hace 50 años batalló hasta que aquella edición del Festival de Cannes se suspendiera en apoyo al movimiento estudiantil de Mayo del 68 y que en los últimos años se ha dedicado a analizar la realidad a través en películas como Adiós al lenguaje.

“Yo soy un fabricante de películas”, afirmó un Godard muy lúcido a sus 87 años pero con un estado de salud frágil por lo que se intuían en la pequeña pantalla del móvil y por los ataques de tos que interrumpieron en varios momentos sus declaraciones. Con su eterno puro en la mano, Godard reflexionó sobre lo mucho que hablamos hoy en día sobre lo que se hace y lo poco que se discute lo que no se hace.

“Es una catástrofe (...), hay mucha piedad y poca inteligencia”, sentenció el realizador, que en su película se centra mucho en la guerra, especialmente en los países árabes, para “mostrar lo que no se hace”. “Hay que pensar con las manos y no solo con la cabeza”, agregó. Porque las manos son el inicio y el final de una película realizada con fragmentos de cintas antiguas, con textos leídos principalmente por el cineasta.

“Para mí es más importante el montaje, que viene primero. Y el rodaje viene realmente durante la postproducción. Un sistema que te permite pensar mucho más libremente, porque el montaje se hace con las manos. Lo principal del hombre es pensar con las manos”, dijo el director, que planteó a los periodistas: “Imagínense vivir un día entero sin servirse de sus manos...no se puede hacer nada”. - Efe

Secciones