Charles pone el broche

Dani García, manteado por sus compañeros al término del partido de ayer en Ipurua.

37ª jornada un gol del delantero brasileño permite al eibar ganar a las palmas en la despedida de dani garcía y capa como armeros de ipurua

Néstor Rodríguez Javi Colmenero - Domingo, 13 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

eibar - El adiós de Dani García y Capa de sus aficionados -aún les queda un partido como armeros, pero será en el Wanda Metropolitano- merecía la victoria como homenaje y el Eibar logró el objetivo, superando por la mínima (1-0) a un Las Palmas descendido desde hace semanas y que se mostró muy poco ambicioso en Ipurua. Situación que aprovechó el conjunto armero, al que le bastó con lo mínimo, un gol en el minuto cinco de Charles, para sumar los tres puntos y abrir así una jornada festiva que se alargó con las celebraciones posteriores y que sirvió como broche a otra gran temporada del cuadro armero, que afrontará la última jornada desde la novena posición y ya con 50 puntos en el bolsillo. Poco, muy poco, cabe reprochar al cuadro armero, que una vez más ha rendido por encima de las expectativas. Así que la fiesta que se vivió ayer en Eibar estaba más que justificada.

No era una despedida cualquiera la que se vivió ayer en Eibar. Jugaban su último partido como locales Dani García y Capa, los dos únicos jugadores de la actual plantilla que protagonizaron los ascensos tanto a Segunda como a Primera. “Empezaron en el barro”, dijo sobre ellos Mendilibar. Y dejan al club armero en la elite, bien consolidado además. El Eibar está en lo más alto gracias, en parte, a estos dos jugadores que han resultado claves en los éxitos recientes del equipo guipuzcoano. Su crecimiento ha ido unido al del club, que lleva cuatro años ya en la máxima categoría. De hecho, las dos últimas campañas ha estado mucho más cerca de Europa que de la zona baja. Será difícil reemplazarlos, especialmente al capitán, convertido en la mano derecha del entrenador en el terreno de juego. Titular indiscutible, su carácter ha empujado a los demás.

En cuanto al partido en sí, no fue de los mejores del curso, ni mucho menos. El Eibar ha llegado con la gasolina justa a esta recta final de temporada, mientras que Las Palmas está descendido desde hace tiempo y ya tiene ganas de que acabe una campaña horrorosa. El choque lo desniveló Charles muy pronto, en el minuto cinco. Orellana aprovechó un pase en profundidad de Inui -por cierto otro que también jugó su último encuentro como armero en Ipurua- para plantarse solo delante del portero visitante Chichizola y asistir al brasileño, que no falló a portería vacía. Fue su octavo tanto de la temporada, que le convierte en el máximo goleador del Eibar por delante de Kike García, que suma siete.

La única mala noticia del día llegó poco después, con la lesión de Pape Diop, que tuvo que retirarse del campo en camilla. A falta de pruebas, se hizo daño en la rodilla derecha. Poco más sucedió en la primera mitad, más allá de un par de acercamientos del Eibar, el primero un pase de Joan Jordán al que llegó antes Chichizola que Orellana y el segundo un centro de Rubén Peña que no encontró rematador. Se animó algo el encuentro en la reanudación, ya que Las Palmas se estiró y llegó al área rival. Sobresalió entonces la figura de Dmitrovic, que despejó un centro de Míchel y luego desvió con la pierna derecha el disparo de Ezekiel en un peligroso uno contra uno.

Ahí acabaron los acercamientos visitantes y los últimos 20 minutos fueron perfectamente controlados por el Eibar. Entró al campo Capa, llevándose la ovación de los aficionados, e Inui intentó despedirse con un gol, aunque sus intentos no encontraron puerta. La última ocasión fue para Joan Jordán, pero su chut lo desvió Chichizola. No importó porque el Eibar ganó, suma 50 puntos, duerme noveno y despidió de la mejor manera posible a dos de sus emblemas de la historia reciente. Fue un día redondo para el club armero y para Ipurua.

1-0

Secciones