Urkullu defiende la participación de los trabajadores en las empresas

El lehendakari señaló en la clausura de la asamblea de Asle su apuesta por la colaboración

Xabier Aja - Sábado, 12 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

dOnostia - La empresa debe ser un proyecto compartido y no un escenario de confrontación entre trabajadores y empresarios, según las tesis de los dirigentes de Asle, la asociación vasca de sociedades laborales, que aboga por la participación de los trabajadores en el capital de las compañías. Y en esa línea se movió ayer el lehendakari, Iñigo Urkullu, que realizó un llamamiento a superar los tiempos de confrontación empresarial para entrar en la cultura de la cooperación entre empresas, con las instituciones y, también, en el seno de las propias empresas.

El máximo responsable del Gobierno Vasco aprovechó su asistencia a la clausura de la Asamblea General de Asle ayer en Gasteiz, en la que se aprobó abrir Asle a todo tipo de empresa participada por los trabajadores, para destacar los valores de este modelo empresarial, el de las sociedades laborales, en el que la mayoría del accionariado recae en manos de los propios trabajadores.

Urkullu resaltó como piedras angulares de este modelo de economía social la cooperación, la participación de los trabajadores, el compromiso y la voluntad de superación.

“Asle representa un modelo de referencia en este proceso de cambio empresarial”, afirmó el lehendakari. Así, quiso poner en valor el modelo de sociedades laborales como empresas que responden a los retos del futuro y saben “conciliar el progreso económico y humano”.

La asamblea de Asle contó con la presencia, entre otros y además del lehendakari, del diputado general de Álava, Ramiro González y de la consejera de Trabajo y Justicia del Gobierno Vasco, María Jesús San José;además del presidente de la asociación empresarial, Kepa Olivares y su director, Josetxo Hernández Duñabeitia.

El lehendakari señaló que en la actualidad en Euskadi se abre la oportunidad de lograr un “cambio” en el ámbito empresarial, una modificación que se debería orientar hacia la superación de “las fórmulas jerárquicas basadas en la confrontación de intereses”. El nuevo modelo debería “favorecer la participación de todas las personas y la cooperación entre empresas e instituciones”. Según Urkullu “hay que pasar de la confrontación a la cooperación”.

Para el lehendakari esta cooperación se debe producir entre las empresas, entre compañías e instituciones y, también, “en el seno de la propia empresa”. Y este, resaltó, es “un reto colectivo de País”.

La consejera de Trabajo, María Jesús San José, anunció ante los socios de Asle el compromiso del Gobierno para poner en marcha un plan de actuación dirigido a fortalecer las empresas de economía social, destinar esfuerzos para la transformación de sociedades limitadas en sociedades laborales y visibilizar los valores de la economía social.

El presidente de Asle, Kepa Olivares, que debutó en la asamblea como máximo responsable, avanzó los retos a futuro, entre los que se encuentran la puesta en valor de las sociedades laborales, trabajar en el reto de las empresas participadas, y dar resultados en la empresa y a los propios trabajadores.

Secciones