Cifuentes ya cobra de la Complutense sin tener cargo

A falta de asignarle el puesto, su reenganche es efectivo a efectos de salario

Viernes, 11 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

MADRID - Después de que Cristina Cifuentes pidiera el pasado miércoles su reingreso en el Cuerpo Técnico Superior del que forma parte en la Universidad Complutense de Madrid (UCM), este centro la incluyó de forma provisional en su directorio en la Gerencia del Rectorado, situado en la avenida Séneca de Madrid. Se trata de “un mero formalismo que se lleva a cabo de forma automatizada al solicitar el reingreso”, ya que “todo PAS funcionario depende de Gerencia”, explicó ayer en un comunicado. Sin embargo, el mismo ya es efectivo en lo que a salario se refiere y Cifuentes ha empezado a acumular jornadas laborales para su próxima nómina.

La UCM puntualizó que aún no ha asignado ningún destino fijo a la expresidenta de la Comunidad de Madrid. En unos días se le asignará un puesto correspondiente a su categoría, agregó en la nota.

Cifuentes solicitó la reincorporación a su puesto en la Complutense tras renunciar a su acta de diputada en la Asamblea de Madrid. Según confirmaron, presentó un escrito de renuncia a la excedencia que venía disfrutando por ostentación de cargo público. La Ley del Estatuto de los Trabajadores establece que el trabajador debe solicitar su reingreso al cargo público en el plazo de un mes desde que termina el motivo de la excedencia. Este paso es fundamental para no perder la plaza de funcionaria, con independencia de que luego continúe en la institución o se decante por otra actividad profesional.

Cifuentes entró en la Complutense como técnico B de Administración y Servicios en 1990 por turno libre y en 2001 ascendió a nivel A, cuyos sueldos, dependiendo el nivel y la antigüedad, rondan entre los 50.000 y los 100.000 euros anuales brutos en la actualidad. Pero la expolítica lleva desde hace 25 años alejada de la universidad desempeñando cargos en la Administración, primero como diputada en la Asamblea de Madrid, luego delegada del Gobierno español y por último presidenta regional, cargo al que renunció el pasado 25 de abril tras la polémica por su máster en la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) en 2012 y el vídeo en el que presuntamente aparecía hurtando dos cremas faciales en un supermercado de Eroski.

que rehaga “su vida” La oposición en la Asamblea de Madrid, PSOE, Podemos y Ciudadanos, coincidió en que Cifuentes está “en su derecho” de reincorporarse a su puesto de funcionaria en la Universidad Complutense de Madrid y a seguir “con su vida”. En los pasillos de la Cámara regional, el portavoz socialista, Ángel Gabilondo, señaló que otra cosa es “qué aceptación reciba y qué valoración se haga”.

El portavoz de Ciudadanos, Ignacio Aguado, coincidió en que la exdirigente puede pedir reincorporarse a esa plaza, pero agregó que a él le corresponde dedicarse a asuntos que le preocupan más, como “el futuro de los madrileños”. “Le deseo lo mejor y que haga lo que haga con su vida que acierte;pero a mí me preocupa el futuro de los madrileños y tendrá que ser a Ángel Garrido y a su Gobierno al que le pidamos explicaciones”, precisó.

En esta misma línea se mostró la portavoz de Podemos en la Asamblea madrileña, Lorena Ruiz-Huerta, quien sostuvo que le parece “normal” que la exdirigente vuelva a su antigua plaza, “como es lógico y no las puertas giratorias”. “Veremos si en el futuro, cuando este escándalo quede disipado o más olvidado, su partido la premia con alguna recolocación”, zanjó. - E. P. / Efe

Nueva imputación. La titular del Juzgado número 51 de Madrid, Carmen Rodríguez-Medel, decidió ayer que la profesora de la Universidad Rey Juan Carlos Alicia López de los Mozos, que negó haber presidido el tribunal de la evaluación del Trabajo de Fin de Máster de Cristina Cifuentes, pase a estar como investigada en la causa. Así lo señalaron fuentes jurídicas después de que ayer por la mañana la profesora declarara ante la jueza pero en calidad de testigo. En el marco de las declaraciones, la magistrada resolvió cambiar su situación a investigada por un delito de prevaricación administrativa por haber calificado a alumnos que supuestamente no habían participado en el máster. López de los Mozos ya dijo que ella no presidió ni formó parte del tribunal que evaluó el Trabajo de Fin de Máster de Cifuentes.