Vista para sentencia la demanda contra el Grupo Mondragon

Sesión del juicio desarrollado durante esta semana en los Juzgados de Bergara.

Ayer se celebró la cuarta y última sesión en la que las partes defendieron sus conclusiones

Viernes, 11 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - La sesión de ayer cerró la vista oral del juicio que se desarrolla en los juzgados de Bergara por la demanda colectiva presentada por Ordaindu y Eskuratu contra el Grupo Mondragon, en la que los abogados de ambas partes expusieron sus conclusiones.

La representación de Eskuratu y Ordaindu imputó al Grupo Mondragon la responsabilidad de la pérdida de las aportaciones voluntarias que realizaron a las cooperativas Fagor y Edesa, mientras que la defensa de la corporación la situó en los órganos directivos de ambas empresas quebradas.

En su exposición ante la jueza del caso, el abogado de los demandantes, Raúl Tenes, señaló que “una de las consecuencias que tuvo la crisis de Fagor Electrodomésticos, entre otras muchas, fue la pérdida de los ahorros de toda la vida para un colectivo de casi mil personas”. Una situación en la que, según comentó, “la Corporación Mondragon y sus estamentos directivos, sus elites ejecutivas y directoras tienen una responsabilidad muy determinante”.

Tenes se cuestionó por qué la gran mayoría de personas con aportaciones voluntarias “se abstuvo de pedir la devolución” de sus ahorros pese a “ser conscientes de los problemas que estaba atravesando Fagor Electrodomésticos” y no realizaron una “reclamación en masa”.

Una situación que, en su opinión, tiene una “respuesta evidente” que pasa por el hecho de que “desde todos los estamentos de la corporación, “se les dirigieron múltiples mensajes que a la postre se revelaron falsos en el sentido de inciertos e inexactos y carentes de realidad”.

Por su parte, la abogada de la defensa, Arantxa Estefanía, aseguró que únicamente fue la “insolvencia” de Fagor Electrodomésticos y Edesa la que impidió que los demandantes pudieran recuperar las aportaciones, como también sucedió a otros 9.000 acreedores de ambas cooperativas, al tiempo que negó cualquier responsabilidad del Grupo Mondragon en esta situación.

Tras mostrar su sorpresa por el hecho de que la defensa no haya solicitado la comparecencia en la vista de ni uno solo de los afectados, Estefanía recordó que el concurso de acreedores de Fagor Electrodomésticos se declaró “fortuito”, sin que hubiera responsabilidad alguna de la corporación y sin que se ocultara información a los acreedores.

Por estos motivos consideró que la demanda tiene por objeto realizar “presión” sobre el Grupo Mondragon para cobrar lo que los demandantes no consiguieron durante el proceso concursal. - Efe

Secciones