Satorralaia afirma que el Metro no solucionará los problemas de la línea Lasarte-Hendaia

Un informe auspiciado por el colectivo aboga por “modernizar” el trazado actual

Jueves, 10 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - Un informe técnico auspiciado por el movimiento Satorralaia concluye que la pasante subterránea del Metro Donostialdea no solucionará “los problemas de seguridad y eficiencia más graves” que padece la línea Lasarte-Donostia-Hendaia y considera “prioritario” invertir en otras actuaciones que resuelvan su “escasez de tramos de doble vía” al este de la estación de Herrera y al oeste de la de Errekalde.

Miembros de este movimiento vecinal presentaron ayer dicho estudio junto a su autor, el matemático José Antonio Fernández de Larrinoa, y el empleado de Euskotren Oskar Bordes. Fernández de Larrinoa explicó que el informe parte del análisis del servicio actual que prestan tanto la línea del Topo que va de Lasarte a Hendaia como la que une Donostia y Zumaia, para hacer una propuesta de coordinación de líneas y horarios que mejoraría la oferta hasta Irun.

Para ello bastaría, a su juicio, con poner dos conductores en vez de uno en Easo, para agilizar la entrada y salida de trenes en esta terminal, donde además “no es preciso el transbordo de viajeros”, y llevar a cabo dos actuaciones por valor de unos cuatro millones de euros: desdoblar la vía en la estación de Belaskoenea y hacer un enlace en la “aguja” de la de Ficoba.

Con estas actuaciones, el trayecto entre Herrera y Hendaia “admitiría frecuencias de 7,5 minutos”, afirmó el matemático, quien recalcó que los supuestos problemas que plantea “el fondo de saco” de la terminal de Amara “no son los que causan la falta de eficiencia” en la red, por lo que rechazó este “argumento publicitado” por el Gobierno Vasco sobre la construcción de la pasante subterránea.

“La prioridad” en su opinión, debería ser solventar “los verdaderos” inconvenientes que presenta esa línea, que únicamente está “modernizada” en su parte central, entre Herrera y Errekalde, mientras el resto solo presenta dos tramos de doble vía, entre Gaintxurizketa e Irun Bentak y entre Fanderia y Oiartzun. En el resto, precisó, los trenes circulan por túneles, pasos estrechos y un trazado sinuoso y solo se pueden cruzar en estaciones.

Fernández de Larrinoa dijo que, personalmente, se opone a la construcción de la variante ferroviaria soterrada que unirá Lugaritz y Easo, pero consideró que esta obra “es como poner la guinda antes de hacer el pastel”, pues en su opinión sería “prioritario” intervenir en “el resto” antes de plantearse “el remate final”, que además no permitirá aumentar las frecuencias y costará unos 180 millones de euros para 4,2 kilómetros.

El informe técnico auspiciado por Satorralaia fue enviado en enero al Gobierno Vasco -además de a la Diputación de Gipuzkoa y al Ayuntamiento de Donostia-, que respondió en febrero por escrito a su autor, a través de la Dirección de Infraestructuras del Transporte, que “agradece” la aportación pero considera “suficientes” las explicaciones que ya le ofreció el jefe de Circulación de ETS. - Efe

Secciones